Acabamos de recibir una petición de ayuda urgente desde el corazón de la Amazonía: ¡las comunidades indígenas se enfrentan un ataque total que podría destruir su cultura y su hogar!

Ahora, la audaz activista Sônia Guajajara y otros líderes indígenas solicitan nuestra ayuda.

El presidente ultraderechista de Brasil quiere arrebatarles sus tierras y ha amenazado con proporcionar armas a los agricultores — y, ahora, quiere otorgar nuevos permisos de extracción de petróleo y minería en la selva, y extender aún más la explotación forestal.

¡No podemos permitirlo!

Para defenderse, Sônia y los líderes de la APIB, la asociación indígena más grande de Brasil, están creando urgentemente un movimiento de resistencia épico para salvar la Amazonía. Y, en unas semanas, conducirán a miles de personas a una marcha hacia la capital brasileña para exigir medidas urgentes. Están luchando por su supervivencia — ¡y nosotros podríamos ayudarlos a ganar!

Si somos suficientes los que contribuyamos ya, podemos proporcionarles los mejores abogados y expertos en seguridad, facilitarles el uso de tecnologías de comunicación punteras que les ayuden a hacer sonar las alarmas cuando las aldeas estén siendo atacadas, darles acceso a medios de comunicación y a cabilderos que amplifiquen su historia, e impulsar nuestras campañas para garantizar la sólida defensa de las selvas y de la biodiversidad mundial que necesitamos.

No podemos permitirnos dejar que este ataque a la Amazonía tenga éxito — gran parte de la vida en la Tierra depende de ella. La Amazonía es el hogar del 10% de las especies del planeta, absorbe enormes cantidades de contaminación carbónica, contribuye a la estabilización del clima y sostiene los patrones de lluvia. ¡Literalmente, esta selva mágica nos ayuda a mantenernos con vida!

Sus mejores defensores son aquellas personas que la llaman hogar, los cientos de comunidades indígenas que viven bajo sus árboles. Están enfrentándose al poder de gobiernos hostiles, poderosos ‘lobbies’ e industrias mineras gigantescas. Y líderes indígenas como Sônia Guajajara, Kretã Kaingang y Dinaman Tuxá son nuestra última línea de defensa en esta batalla desigual por una de las joyas más preciadas para la vida en la Tierra.

Si alguna vez ha habido un momento en el que han necesitado nuestra ayuda, es ahora. Y nuestro movimiento está perfectamente listo para brindarla: somos más de 50 millones de miembros por todo el planeta. Si recaudamos lo suficiente, podemos apoyar su lucha urgente sobre el terreno y darle impulso a nuestras campañas mundiales para defender la Amazonía y garantizar una defensa potente de los puntos calientes para la biodiversidad en todo el mundo.

Durante mucho tiempo, nuestro movimiento ha liderado la tarea de defender la Amazonía y otros hábitats críticos, luchando hombro con hombro con líderes indígenas para proteger sus tierras ancestrales. Y, justo el año pasado, nuestra comunidad movilizó miles de donaciones para ayudar al pueblo waorani de la Amazonía ecuatoriana a presentar una demanda legal sin precedentes contra la explotación de petróleo en sus tierras — ¡y ganaron! Ahora, esta joya selvática está combatiendo otro ataque existencial — ¡es hora de volver a la acción!

Con esperanza y determinación, 

Diego, Mike, Marigona, Christoph, Bert, Laura, Oscar, Martyna y todo el equipo de Avaaz

Esto podría salvar sus vidas y la selva — así que contribuye ya y, juntos, impulsemos su lucha por salvar la Amazonía y ayudemos a proteger la vida en la Tierra.



PD: Esta podría ser tu primera donación a nuestro movimiento. ¡Pero qué primera donación! ¿Sabías que Avaaz depende exclusivamente de pequeñas donaciones de miembros como tú? Es por eso que somos completamente independientes, ágiles y efectivos. Únete a las más de 1 millón de personas que han donado para hacer de Avaaz una verdadera fuerza del bien para el mundo.

También te puede interesar