· Según las cuentas medioambientales publicadas por el INE, el 23,9% y el 21% de las emisiones de gases de efecto invernadero en España se concentraron en la industria manufacturera y los hogares en 2018

· Fernando Valladares: *“la eficiencia de los procesos de suministro energético ha reducido su impacto medioambiental en un 11,6%, mientras el transporte y almacenamiento han registrado un ligero aumento al suavizarse la crisis”*

· Jaume Flexas:* “las medidas dictadas por protocolos como el de Kyoto, pese a ser jurídicamente vinculante, han sido absolutamente ignoradas por los firmantes. España se sitúa entre los países menos cumplidores”*

Madrid, 19 de noviembre de 2019.– Aunque la calidad del aire sigue ocupando el primer puesto en cuanto a preocupaciones medioambientales, las cuentas medioambientales de emisiones a la atmósfera publicadas por el Instituto Nacional de Estadística1, han revelado que la economía española emitió menos gases de efecto invernadero en el año 2018 (-2,3%). Según los científicos de la Fundación Gadea, esta reducción se debe en parte al suavizamiento de la crisis económica, el aumento del poder adquisitivo del ciudadano medio y la eficiencia de los procesos de suministro energético.

Sin embargo, la industria manufacturera y los hogares siguen siendo dos de los grandes esponsables de este impacto. En concreto, estos últimos emiten cerca del 21% de los gases contaminantes que llegan a la atmósfera, “por lo que juegan un papel importante en la  itigación del cambio climático”, explica Fernando Valladares, doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid y consejero de la Fundación Gadea. “Pequeñas acciones como revisar el aislamiento térmico de la vivienda o comprobar el mantenimiento técnico de los electrodomésticos y componentes electrónicos pueden significar mucho. La inversión en producción eléctrica está volviendo a ser rentable y puede recuperarse en tan solo cinco años y, además, contribuye a reducir el impacto de otro sector implicado en la emisión de gases contaminantes: la industria energética”, añade.

*COP25: ¿suficiente para hacer frente al cambio climático? *

El próximo mes de diciembre Madrid acogerá la Cumbre del Clima con el objetivo de actualizar los planes medioambientales de actuación basados en nuevos descubrimientos científicos. Para Jaume Flexas, doctor en Biología por la Universidad de las Islas Baleares y consejero de la Fundación Gadea, “estas medidas son insuficientes si después se incumplen las alianzas
pactadas. Los acuerdos tomados en estas cumbres podrían ser eficaces, pero el incumplimiento casi sistemático los convierte en papel mojado”.

El experto pone de ejemplo la cumbre celebrada en Kyoto en 1997, donde se proclamó el conocido *Protocolo de Kyoto,* que establecía un firme compromiso con la reducción de las emisiones de CO2 por cada país firmante. “Las medidas dictadas por este protocolo, pese a ser jurídicamente vinculante, han sido absolutamente ignoradas por los firmantes. España se sitúa entre los países menos cumplidores”, explica Flexas

ilorenzo@tinkle.es

También te puede interesar