Como consecuencia de la reorganización que sufrió el edificio por la pandemia COVID-19, el Hospital Universitario del Sureste ha instaurado un sistema de llamadas telefónicas de seguimiento que permitió dar altas precoces para descongestionar el centro. Con esta medida se consiguió que los pacientes pudieran seguir su convalecencia en la tranquilidad de su hogar manteniendo unas condiciones de seguridad clínica similares a las que tendrían si estuvieran en el hospital. En total, hasta la fecha, se ha controlado a 325 pacientes de los que solo el 1,53% han tenido que ser visto físicamente de nuevo por un médico debido a otras patologías. De estos últimos, solo el 0,1% tuvo que reingresar.

El calendario de implantación nos remonta a finales de marzo. Fue entonces cuando en el Hospital Universitario del Sureste se dieron altas precoces a pacientes como una de las medidas de control y reorganización de la asistencia sanitaria. De esta forma, se descentralizaban recursos y se evitaba el colapso de las plantas del hospital, llevando a cabo un seguimiento telefónico muy estricto.

Metodología

Para desarrollar esta descentralización con total seguridad se establecieron unos criterios clínicos muy rigurosos. Estos pacientes comenzaron a tener un seguimiento telefónico estrecho en su casa. Se les llama de una a tres veces por día, dependiendo de su estado de salud. Una vez cumplidos los 14 días tras la salida del centro, si no hay ningún contratiempo, se les da el alta del seguimiento hospitalario. Esta circunstancia se comunica a los médicos de Atención Primaria responsables de dichos pacientes. Desde ese momento son los médicos de Atención Primaria los que se encargan del control del paciente hasta su alta clínica definitiva.

Este seguimiento es realizado por médicos del Hospital que, debido al cierre de los quirófanos, disponen del tiempo necesario para dicha gestión. En este sentido, se estableció un sistema de control del seguimiento con el fin de identificar tanto el número de pacientes asintomáticos y aquellos que van mejorando su sintomatología, como los que han empeorado o han tenido que volver al hospital.

Todos los casos que requirieron asistencia de nuevo se analizaron para poder identificar patrones u otras características que nos ayudaran a proceder y mejorar el sistema y a seleccionar más adecuadamente a los futuros pacientes susceptibles de este tipo de seguimiento.

Control y resultados

A diario se comunican a los distintos servicios los pacientes de alta que les corresponde seguir. Estos servicios realizan el seguimiento telefónico, conforme a la metodología antes mencionada. Esa información es remitida a los médicos que dan el alta precoz. De ese modo, se mejora la tipología clínica de esos pacientes de cara a beneficiarse de este modo de seguimiento.

Hasta la fecha, los resultados han sido prometedores. Se han beneficiado de este modelo de atención un total de 325 pacientes. Desde el punto de vista clínico solo un 0,1% de los pacientes dados de alta ha reingresado. La mayoría de los pacientes que se tuvieron que ver físicamente fue debido a otras patológicas concomitantes sin relación con el COVID-19.

Otro punto a subrayar es el estado anímico de los pacientes. Desde el punto de vista emocional, los pacientes están más satisfechos ya que el aislamiento en casa es más llevadero que en el hospital. Además, el hecho de ser llamados de forma constante les da confianza y tranquilidad.

También te puede interesar