La Comunidad de Madrid, en su apuesta continua por fomentar el sector audiovisual, ha presentado una nueva edición del festival ALCINE Alcalá de Henares-Comunidad de Madrid. El certamen, organizado por el Gobierno regional en colaboración con el Ayuntamiento alcalaíno, en esta ocasión está dedicado al cambio climático y se celebrará del 8 al 15 de noviembre en la ciudad complutense. A lo largo de una semana de cine podrá disfrutarse de una programación que comprende un total de 53 cortos y 13 largometrajes, que competirán en las secciones oficiales del concurso: Certamen Nacional y Certamen Europeo de cortometrajes, Pantalla Abierta y Pantalla Cero.

Como novedad de esta 49ª edición, los espectadores serán los protagonistas de una nueva sección paralela: el Premio del Público Europeo. Los asistentes podrán escoger su cortometraje favorito, entre una selección de cortos europeos realizados el año pasado, para que compita con los elegidos en otros nueve festivales de Europa. El ganador se anunciará en Bruselas en abril de 2020.

El director general de Promoción Cultural de la Comunidad de Madrid, Gonzalo Cabrera, ha participado hoy en la presentación de ALCINE, donde ha destacado la necesidad de promover en la región la celebración de festivales como este, que contribuyen a situar a la Comunidad de Madrid como epicentro cultural y de la industria audiovisual a nivel nacional e internacional. Por otro lado, ALCINE se convierte cada año en un foro de debate y reflexión de temas actualidad a través del cine, como ocurre en esta edición, en la que el cambio climático y el medio ambiente son el eje central de la programación.

Cabe destacar también la importancia del sector audiovisual madrileño no solo en la cultura, sino también en la economía de la región. Así, esta industria supone el 4% del PIB regional y cuenta con más de 1.500 empresas, que representan el 60% de la producción nacional.

ALCINE: MUCHO MÁS QUE CINE ALCINE

Alcalá de Henares-Comunidad de Madrid, además de la proyección de los cortos y largometrajes, incluye una amplia programación de actividades paralelas. Hay una vertiente gastronómica, que será ofrecida por 20 restaurantes de la localidad con sus ‘Platos de película’. Además, ‘La calle en corto’ sacará a pasear el cine -los días 8 y 9 de noviembre- por la calle Mayor, ofreciendo una pequeña muestra de lo que se proyecta en las secciones paralelas del festival.

Por otro lado, se podrá visitar de manera gratuita la exposición ‘Green shooting, hacia un cine sostenible’, en el Antiguo Hospital de Santa María La Rica de Alcalá, del 8 de noviembre al 8 de diciembre.

Por su parte, los noctámbulos también tendrán su espacio en ‘ALCINE de noche’, con conciertos y espectáculos de humor, entre otras actividades. Completan la oferta, los talleres y proyecciones de ‘ALCINE educativo’, dirigido a los más jóvenes, y ‘El dedo en la llaga’, con proyecciones de diferentes formatos y procedencia geográfica, que ilustran la problemática del cambio climático.

Por último, ‘Divergencias’, el apartado más atrevido, abrirá las puertas del festival a aquellas propuestas audiovisuales que, por su radicalidad, su valentía o su inquietud, no encuentran espacio en otros canales de exhibición.