Un artista callejero nos dibuja formas caprichosas con pompas de jabón en un paseo junto al mar. Son esculturas efímeras que deleitan a los mayores e invitan a los niños a jugar atrapándolas o estallándolas.

¡Con qué poca cosa podemos ser felices…! La vida está llena de pequeños acontecimiemntos que nos hacen grato el día a día, y siempre son los demás quienes nos lo brinda. Quizás debemos aprender y hacer lo mismo para con ellos…

El equipo de ZARABANDA os desea FELIZ NAVIDAD y un año 2020 lleno de oportunidades.

También te puede interesar