Una vez más nos acercamos al tránsito de un año a otro. Se trata solo de un segundo en el tiempo, pero parece que verdaderamente algo cambia, es como si cruzáramos el umbral de una puerta que se abre y dejamos atrás otra que se cierra. No es más que un efecto sicológico pero que todas lo vivimos de manera especial: con fiesta, con nostalgia, con esperanza…

Y a mi me parece que es así como tenemos que vivirlo, sobre todo con esperanza. Pero con esperanza activa, no esa que nos sitúa en espera para que otros vengan a regalarnos, a resolvernos nuestros problemas. Pienso en ese otro tipo de esperanza, en la que nos sentimos convencidos de que con nuestro esfuerzo podremos alimentar todo aquello que está bien y cambiar las cosas que no lo están. Algunas de ellas se nos hacen muy inalcanzables, pero no es cierto, todo es alcanzable con la suma de los esfuerzos, de las voluntades de cada una de nosotras, pero eso, tenemos que empezar por nosotras mismas, cada cual sumamos y juntas lo podemos conseguir.

Os deseamos que también estos días de la Navidad seáis muy felices y que podamos seguir sumando juntas para conseguir que esta sociedad sea más respetuosa con el medio ambiente, con los derechos de todas y con nosotras mismas.

Feliz Navidad, amigas y amigos.
Equipo de redacción de Zarabanda: Alma, JuanM, Mar, A. del Río, A. Martín.