El Ayuntamiento de Rivas ha derribado una nueva infravivienda en construcción en la Cañada Real, un cobertizo que estaba siendo rehabilitado para su ocupación y que “presentaba graves deficiencias en su estructura, generando así peligro para las personas”, según un informe de la Policía local.

La detección de esta infravivienda tuvo lugar el pasado fin de semana y el lunes, fruto de un acta de infracción de la policía municipal, se puso en marcha el procedimiento de demolición exprés. El día 5 de septiembre se materializó el derribo de la construcción.

La demolición se hizo con medios propios del consistorio ripense, y ha implicado a personal de mantenimiento, servicios de urbanismo y policía local. Con esta actuación se da cumplimiento a los acuerdos del Plan de Cañada Real de actuar con celeridad y contundencia ante cualquier conato de nueva construcción. El Ayuntamiento de Rivas se ha implicado en garantizar que la Cañada Real desaparezca como núcleo de marginalidad e infravivienda.

La construcción de la infravivienda se produjo en terreno no urbanizable, un espacio que no asegura las condiciones mínimas de habitabilidad ni seguridad, y que infringe las normas básicas de salubridad y calidad ambiental.

El Ayuntamiento de Rivas ha solicitado, en diversas ocasiones, la implicación de la Delegación del Gobierno y los efectivos de la Policía Nacional en el refuerzo de la seguridad en la Cañada Real.

También te puede interesar