Liebres, zorros, erizos, perdices, gorriones y hasta estorninos se benefician ya de los 12 bebederos ecológicos instalados por el Ayuntamiento de Morata en todo el término municipal. La acción se enmarca dentro del proyecto de mejora de los parajes naturales y en apoyo al sector cinegético.

Ubicados en puntos donde puede escasear el agua, esta docena de abrevaderos artificiales con capacidad para 80 litros de agua servirán como elementos esenciales para la conservación de la fauna local. Situados bajo árboles, se encuentran repartidos con una distancia de entre un kilómetro y kilómetro y medio entre sí, en zonas de matorral, de cultivos de secano y suelos yesíferos susceptibles de ser deficitarias de agua.

Acompañado por varios miembros de la Asociación de Cazadores local, el alcalde de Morata de Tajuña, Ángel Sánchez, visitó recientemente algunos de estos bebederos. “La idea partió de los cazadores y, tras estudiarlo, destinamos una partida a sufragar estas arcas que no sólo beneficiarán la actividad cinegética, sino que favorecerán el desarrollo y conservación de la fauna autóctona”, explicó.

Con la instalación de estos bebederos, el Ayuntamiento de Morata de Tajuña se convierte en el primero del sureste madrileño, y uno de los pocos de la región, en promover de esta forma la diversidad natural y garantizar el sustento de los animales salvajes.

La instalación de este tipo de recursos medioambientales está avalada por diversos estudios científicos que ya han demostrado cómo ciertas especies, como conejos o perdices, los utilizan para hidratarse. La suplementación de agua a través de bebederos es una de las herramientas más importantes en los cotos de caza, especialmente en épocas de sequía.

Especies emblemáticas como la perdiz roja serán de las más beneficiadas con esta medida, evitando largos desplazamientos en busca de agua que provocan un alto riesgo de depredación de sus perdigones.

También te puede interesar