Con la exposición pública del nuevo Plan Director de El Bosque, el Ayuntamiento de Morata de Tajuña ha dado luz verde a un programa de mejoras para convertir las 64 hectáreas del parque Juan de Ávalos en un lugar mucho más seguro, con normas y directrices estratégicas para su conservación y mantenimiento durante los próximos años.

El documento, que está disponible en la Sede Electrónica municipal para que los vecinos presenten sus alegaciones hasta el 1 de marzo, analiza las necesidades del arbolado, el estado actual de las especies, la idoneidad de éstas y las prioridades para su conservación.

Elaborado por un catedrático de la Escuela de Técnicos Superiores de Ingeniería de Montes Forestal y del Medio Rural, el documento recoge las bases y directrices, tanto generales como específicas, para el conjunto de los elementos de su superficie y sus funciones sociales y medioambientales, pero concretando parámetros de sostenibilidad, funcionalidad y racionalidad, definiendo su estado idóneo y el modelo de gestión a conseguir.

Pero, sin duda, una de las bases del nuevo Plan Director es la gestión de las situaciones de riesgo sobrevenidas por eventos naturales, como vendavales o tormentas, o bien derivados de la acción del hombre, como fuegos intencionados. Por eso, la estrategia tiene en cuenta la elaboración de un Plan de Emergencias, entendido como un instrumento de seguridad pública, con el fin último de afrontar de la manera más rápida y eficaz las situaciones de peligro general que puedan producirse. Entre estas medidas las hay de tipo preventivo, como concienciar a la población de los peligros o establecer un sistema de comunicación eficaz de las alertas, así como operativas y de recuperación de las zonas que puedan verse afectadas.

Conservación Otro de los pilares del Plan Director es el establecimiento de unas directrices de conservación que establezcan los ejemplares que hay que eliminar debido estado sanitario, inclinación, mal anclaje, o cualquier otra manifestación visible que pueda suponer un daño para las personas o el entorno. Pero también, se pretende fomentar la extensión de la superficie arbolada, favoreciendo las actuaciones de regeneración o repoblación con especies autóctonas, erradicando los ejemplares exóticos y creando así una masa más homogénea.

“Este Plan Director nace de la necesidad de conjugar el mantenimiento del «pulmón verde de Morata» con la seguridad de las personas que hacen uso de él”, ha explicado el alcalde, Ángel Sánchez, recordando que en El Bosque “se ha trabajado mucho”, pero ha llegado el momento de hacerlo en base a unas directrices claras que “primen la seguridad” ante una masa forestal de grandes dimensiones con ejemplares de hasta 35 metros de altura y que, en algunos casos, superan los 60 años.

También te puede interesar