Así se ha acordado en el Pleno de ayer del Ayuntamiento de Madrid con el voto favorable de PP, Ciudadanos y Vox

El Ayuntamiento de Madrid, ha aprobado en el Pleno de hoy, cobrar a Rivas y Arganda, la deuda con los intereses de ambos municipios por la gestión de los residuos, una deuda que asciende a 20 millones de euros.

Ha sido el grupo municipal Vox quién ha presentado esta iniciativa que, además, ha sido aprobada con el voto favorable de PP y Ciudadanos.

Fernando Martínez Vidal, concejal de Vox, ha subrayado que “el alcalde de Madrid ha aceptado los residuos en una actitud que le honra, con un máximo de 220.000 toneladas, al año por un plazo de 18 meses, y las mismas toneladas que se reciban se llevarán a Loeches” y ha acusado de “falta de previsión del alcalde de Alcalá, por no construir la planta de Loeches”.

Además del cobro de la deuda, se ha aprobado la solicitud a ambos municipios de “una indemnización patrimonial a los municipios y entidades locales que utilizan el Parque Tecnológico de Valdemingómez”.

Asimismo, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha asegurado que “Arganda tiene embargadas diversas fincas”, un embargo patrimonial con el que hacerse cargo de la deuda, mientras que Rivas tiene un plazo cerrado de pago “que se está cumpliendo”.

Falsa deuda

Hay que recordar que Pedro del Cura ha presentado una querella criminal contra el funcionario que firmó unos informes que atestiguaban que Madrid llevaba años reclamando a la ciudad un cánon por verter sus residuos y que no había pagado.

Tal y como ha subrayado Pedro del Cura, “el Gobierno de Botella falsificó documentos para obligar a pagar a Rivas casi 10 millones por una deuda que no existía“, por lo que, ha afirmado “volvemos a los tribunales para exigir justicia”.

El alcalde de Rivas Vaciamadrid, Pedro del Cura. Fotografía: Ayto. Rivas Vaciamadrid

Deuda histórica

Durante el Pleno municipal, desde el PSOE, Alfredo González ha asegurado que Madrid tiene una “deuda histórica” con Rivas Vaciamadrid, ya que la capital, de 1967 a 1978 vertió allí residuos, y después “Rivas tuvo que pagar por descontaminar esos terrenos”. Un coste que asciende a 26 millones de euros.

También te puede interesar