Francisco Gomara-López Camacho, sostiene que el autor material del homicidio de un joven de Rivas y su encubridor le incriminan en el crimen por su «enemistad» y mantiene que es «ajeno» al asesinato pese a que los investigadores creen que habría recibido 4.000 euros por el encargo. La Audiencia de Madrid ha arrancado ayer el juicio contra el acusado de matar a un joven de 28 años, que afronta una pena de 13 años de cárcel, y sus encubridores, para los que se piden 2 años y 3 meses.

Así lo ha expresado el abogado de Francisco, conocido como «Paco el Loco», a los periodistas en la Audiencia Provincial de Madrid, donde este lunes ha sido constituido el jurado del juicio, en el que se sienta junto con otros dos acusados.

El principal implicado es Javier C.Z., que se encuentra en prisión desde el 26 de diciembre de 2016 y se enfrenta a una petición del fiscal de 13 años de prisión como presunto autor de los delitos de homicidio y profanación de cadáveres.

Por su parte, para David T.M., y Francisco G-L.C., los otros dos acusados, el Ministerio Público pide dos años y tres meses de prisión por los delitos de encubrimiento y por profanación de cadáveres.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el 10 de agosto de 2016 Javier se encontraba con la víctima en una vivienda de Rivas Vaciamadrid, en la cual se originó una discusión entre ambos.

Seguidamente, el acusado «haciendo uso de un instrumento cortante dio muerte al hombre» y dos horas después acudió a la vivienda David T.M., quien compartía domicilio con Javier, aunque no pudo entrar porque había dejado las llaves dentro.

Cuando finalmente Javier C.Z. abrió la puerta, su compañero de piso se encontró el cadáver de la víctima en el suelo de la cocina «boca abajo y arropado con una manta». Siempre según el relato de la Fiscalía, el presunto asesino le pidió que se marchara y se quedó solo.

Tras limpiar parte de la sangre, añade la Fiscalía, Javier llamó a su amigo Francisco G-L.C para que acudiera a la vivienda.

Una vez allí le ayudó supuestamente a descuartizar el cuerpo, terminar de limpiar y trasladar las partes del cadáver a una finca ubicada en el Camino Valdecerveras en El Pardo (Madrid), según el Ministerio Público.

Allí, tras rociarlo con gasoil ambos, expone el escrito del fiscal, le prendieron fuego y tamizaron las cenizas, no quedando restos del cadáver.

El abogado de Francisco G-L.C. ha manifestado a los periodistas que su defendido es «ajeno» a la situación y que los otros dos implicados «le incriminaron por una enemistad».

En su momento, la Guardia Civil comunicó en una rueda de prensa que hallaron un cuaderno en el que «Paco el Loco», que cuenta con múltiples antecedentes violentos por extorsión y lesiones y que vivía con una identidad falsa, supuestamente anotaba asesinatos y extorsiones, así como un arsenal al registrar su domicilio. Sobre el cuadernillo incautado el letrado ha dicho que se hará mención de él en el acto del juicio y ha negado que Francisco G-L.C. recibiera dinero a cambio de quemar el cadáver, por lo que solicitará su absolución.

También te puede interesar