Este mes nos vamos a ocupar de una especie muy vistosa, bonita y abundante que seguramente ustedes conocen perfectamente porque con frecuencia se ve volar rápida y estruendosamente entre las flores de todos nuestros jardines y parques, también por el campo en zonas próximas a arboledas (por ejemplo en los corredores de nuestros ríos, Jarama y Manzanares). Se trata del “Abejorro carpintero europeo” o  “Xylocopa violacea (Linnaeus, 1758)”.

A diferencia de otros himenópteros tan agresivos como muchas especies de avispas e incluso las mismas abejas cuando son molestadas, este impresionante abejorro no ataca jamás aunque cuando se vea amenazado, aunque habitualmente te de unas “pasadas” amenazadoras, como si fuera un caza (me refiero a los aviones de guerra), que a la mayoría de las gente bastan para asustarla, pero nunca te pica, salvo que lo cojas con la mano, claro está, aunque eso no se le ocurre “ni al que asó la manteca”. Se trata de una especie que no forma colonias y hace sus nidos en los troncos de árboles muertos y se pasa el tiempo de flor en flor recolectando la materia prima, polen y néctar, para alimentar a su prole.

Se trata de un excelente polinizador, muy abundante y común en España y buena parte de Europa, que, afortunadamente, se ha adaptado perfectamente al ámbito urbano y resiste los envites que el hombre hace contra el medio ambiente. La fotografía de la imagen la tomé a mediados de abril, pero es una especie activa durante toda la primavera, el verano y el otoño.

José Ignacio López-Colón