La Guardia Civil de la Comandancia de Madrid sorprende en plena “campaña” a una banda de albaneses especializada en asaltos a chalets. Llegaron a España en octubre, robaban todo lo que podían y lo sacaban ellos mismos de España o lo enviaban por medio de conocidos.

En principio, la Guardia Civil ha detenido a tres hombres jóvenes (25 y 30 años) de origen albanés. Habían llegado a España en el mes de octubre, y por lo que parece venían ya con el plan de robar en poco tiempo todo lo que pudieran para marcharse inmediatamente después. 

La investigación arrancó el pasado mes de noviembre a raíz de un asalto en una vivienda de la localidad de Griñón en la que se hicieron con un botín de joyas y dinero en metálico que superó los 6.000 euros. La G.C., relacionó a la banda con más asaltos cometidos en viviendas de los alrededores de las autovías A5, A6 y A1 de Madrid.

Los miembros de la banda saltaban las vallas de los chalet a cara descubierta y con total tranquilidad. Los  ladrones ya sabían que no había nadie en las viviendas, las vigilaban previamente para robar cuando los propietarios no estuvieran en su interior, y les da igual que los identifiquen porque tienen planeado volver en breve a su país y confían en que a la Guardia Civil no dispondrá de tiempo para atraparles.

Pero la G.C.,  les localizaron y les sometieron a vigilancia descubriendo que tenían su cuartel general en una casa de Rivas Vaciamadrid, allí tras la entrada y registro pertinente requisaron centenares de artículos de joyería, collares, pulseras, etc… Además de 1.000 euros en metálico, teléfonos, aparatos informáticos, documentación falsa y las herramientas que usaban en sus asaltos.

No eran maestros en reventar cajas fuertes ni perdían un solo minuto en los robos. Su “modus operandi” era sencillo, consistían en asaltar una media de tres viviendas los días que salían a “trabajar” y robar los efectos más fáciles de transportar a su país. Joyas, teléfonos y dinero en metálico eran su objetivo, así podían sacarlos en avión cuando fueran saliendo escalonadamente de España o los enviaban a través de conocidos por carretera hasta Albania.

Han sido Imputados por delitos de pertenencia a organización criminal y al menos 15 robos con fuerza en domicilios, el juzgado competente les envió a prisión provisional a la espera de juicio.

También te puede interesar