La semana pasada, por medio de un burofax, la empresa privada que gestiona las clases municipales de pilates despidió a Rebeca, una profesora que desde hace 6 años imparte esta disciplina en los polideportivos municipales.

Rebeca estaba de baja por enfermedad y ha sido despedida dos días antes de que entrara en vigor la reforma que elimina el despido por baja laboral.

Rebeca es una profesora excelente y queremos mostrar nuestra solidaridad con ella. Es por ello, que sus alumn@s hacemos esta protesta común, y solicitamos su reincorporación a su puesto de trabajo.

Sabemos que, al ser un servicio externalizado, el Ayuntamiento no tiene responsabilidad directa de su despido, pero planteamos la siguiente pregunta: ¿Tiene algo que decir el Consistorio sobre esta terrible injusticia laboral en este servicio privatizado?

Los servicios públicos externalizados muchas veces son lesivos para los trabajadores y también van en detrimento de la calidad del servicio que se presta.

L@s alumn@s de la escuela deportiva de Pilates nos dirigimos a la opinión pública y al Ayuntamiento.