VOLVER

Volver a sentir mariposas
muy cerquita del ombligo,
que aletean, cosquillean,
recorren todo tu cuerpo
como en un viaje astral.
Volver a sentir la sangre
correr con fuerza en las venas,
sentir cómo martillea
con insistencia en tus sienes,
en un intenso fluir.
Volver a abrazar a la vida
aun con los ojos cerrados,
dejar que explosione dentro
de tu cuerpo avejentado,
volver a dejarse amar.
Volver,
pisando la siembra,
volver a querer volar.