PEREGRINO DE LA NOCHE

Quisiera cerrar los ojos
y desaparecer del mundo,
que se borren de mis sueños
los errores tanto tiempo acumulados,
de mis días vagabundos.
No soy más que un peregrino
que solo durante la noche
encuentra sentido a sus pasos
siempre errantes por los senderos
que mueren a medianoche.
Esclavo soy de mis actos
que me persiguen en vida,
por eso cerrar yo quiero
los ojos y en las tinieblas
encontrar una salida.
Fantasma de los tejados
del subsuelo del averno,
caníbal de sentimientos,
lágrimas en carne viva,
quisiera cerrar los ojos
y dormir,
flemático y sosegado,
un sueño que sea eterno.

Ana Centellas