El pasado 20 de agosto, esta revista Zarabanda publicó un artículo de opinión del editor  Juan M. del Castillo bajo el título “Pareciera como que nuestra sociedad se hace cada día más conservadora” donde expone sus sentimientos de hostilidad más visceral como militante de Podemos Rivas. En este artículo canalla realiza todo tipo de improperios para arremeter contra VOX.

Frases como “[…] VOX, creado por un parásito social (Abascal) mantenido por Esperanza Aguirre durante casi diez años, que quiere tirar por tierra todos los derechos sociales conseguidos desde el 77 (opinión, sanidad universal, igualdad de géneros, derecho de las mujeres a decidir, libre circulación de personas, etc.), finalmente un retroceso social de más de 50 años.” no deberían ser propias de un periodista que ha de guiarse por el código deontológico de su profesión: “el primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad”.

El presidente de Vox, Santiago Abascal Conde, fue concejal de Llodio (1999-2007) y miembro de las Juntas Generales de Álava (2003-2004) y del Parlamento Vasco (2004-2009). Además, presidió la Fundación para la Defensa de la Nación Española entre 2006 y 2014. Como tendría que saber, o al menos, investigar, lleva escolta desde que fue concejal con 23 años de edad por encontrarse amenazado de muerte por la banda terrorista ETA. Pero esta amenaza la lleva sufriendo desde siempre porque su abuelo Manuel Abascal Pardo y su padre Santiago Abascal Escurza, dada su actividad política, han estado amenazados por la banda armada desde la época de la dictadura.

Fue nombrado director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid desde febrero de 2010 hasta diciembre de 2012. Ente público que él mismo clausuró el 1 de enero de 2013 en virtud de la Ley 8/2012, de 28 de diciembre, de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad de Madrid, revirtiendo todas sus competencias a la Agencia Española de Protección de Datos. En abril de 2013 fue nombrado director de la Fundación para el Mecenazgo y Patrocinio Social hasta su disolución efectiva en 2014. Todos estos datos y funciones los puede consultar usted mismo así como sus funciones, en el diario de sesiones de la Asamblea de Madrid, núm 469, del 5 de noviembre de 2013.

Por consiguiente, de los 10 años que dice que Santiago Abascal permaneció como cargo público en la Comunidad de Madrid, lo reduciremos a la mitad, aparte de señalar que está fuera de lugar el insulto a una persona que cerró dos entes públicos que no provocaban nada más que un gasto innecesario a todos los madrileños. En cuanto a los derechos sociales que enmarca que están en peligro, si hubiera consultado las 100 medidas del programa electoral de VOX sabría que está mintiendo vilmente. Pone también en duda, la financiación de VOX. “Por cierto, construir un nuevo partido político no es fácil ni barato, si a Ciudadanos quienes les financiaron fueron bancos y empresas del IBEX35, ¿Quiénes están costeando a VOX?”. Las cuentas auditadas a fecha del 31 de diciembre de 2018, que son consultables en la web de VOX, fueron de 1.077.751,20 € de las cuotas de los afiliados, 459.801,28 € de donaciones y 20.601,04 € de otros ingresos de actividad ordinaria. Ni subvenciones públicas ni créditos bancarios. Algo diferente a lo que hacen el resto de partidos políticos.

Con respecto a su última referencia directa a VOX: “Otra, la aparición de un espacio propio como es VOX, que les hace sentir arropados y con posibilidad para expresarse con todas las barbaridades que se les ocurran. El tema del catalanismo, el ‘España una, grande y libre’ es el grito franquista que les ha unido ante un objetivo común ‘la unidad de la patria, arropada con la bandera tricolor’”. Imaginamos por sus comentarios, que es partidario de las acciones del Golpe de Estado realizadas el 1 de octubre del 2017 por parte de los secesionistas catalanes. Debemos recordarle, que catalanes son tanto los que quieren separarse de España como los que quieren permanecer en territorio español como lleva sucediendo desde la unión dinástica de la Corona de Castilla y la Corona de Aragón en 1479. Como buen comunista que será usted, su inquina contra la Constitución de 1978 le lleva a sacar su bilis contra VOX al acusarnos de franquistas – ha obviado al insulto habitual que nos dedican sus camaradas, lo de fachas – por el mero hecho de que defendamos la unidad de la nación española y que la soberanía nacional reside en el pueblo español. Suponemos que le ha fallado el subconsciente porque para VOX la única bandera legal de España es la “formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas”. Esta es la bandera de todos.

Como representante en el Consistorio de Rivas Vaciamadrid de los 3069 votantes de VOX con los que fuimos elegidos dos concejales, le reclamo como editor de esta revista local y que por cierto, recibe publicidad del Ayuntamiento, que mantenga el respeto a nuestra formación política. Dentro de la diversidad democrática y discrepancia política debemos asumir la crítica, pero también pedimos respeto y un comportamiento ético y profesional de los medios de comunicación. Un periodista debería asumir que su fin es la verdad y rigor y no dejarse guiar por su fobia ideológica.

¡VIVA ESPAÑA!

Antonio Sanz

Concejal VOX Rivas

La opinión de Vox tiene la misma cabida en Zarabanda que la mía

De igual manera que la redacción de ZARABANDA aceptó publicar mi artículo, así mismo he pedido a dicha redacción que publique ‘como réplica’ el artículo de contestación firmado por Antonio Díaz (y así lo hemos hecho). En Zarabanda ni censuramos, ni cerramos la puerta a nadie, algo que partidos como Vox no practican.

Evidentemente quien haya escrito el artículo ni es de Rivas, ni conoce Zarabanda.

Yo JuanM del Castillo reivindico mi derecho a opinar y firmar lo que pienso. Esto independientemente de mi función de periodista y editor de publicaciones. Es en estas dos últimas funciones en las que me cuido muy mucho de ser estricto, intentando reflejar solo lo acontecido y/o conclusiones del análisis.

Primero, mi artículo ha sido publicado en la edición digital de Zarabanda y es aquí donde se publica la ‘replica’. Segundo, no está escrito en mi función de Coordinador de la revista Zarabanda, sino como una opinión personal. Distinción a la que no llega, ni entiende quien escribe la ‘réplica’.

Mis afinidades políticas, entran dentro de mi acerbo personal, condición que por ética y respeto el autor del escrito de contestación debiera respetar, ya que yo no soy ningún miembro destacado, cargo administrativo o político de carácter público. Aunque ya se, que pedir una actuación ética o respetuosa a ese señor (tal y como escribe) es mucho pedir. Nunca se me ocurriría opinar sobre su identificación religiosa o su condición sexual, por ejemplo (aunque las deduzca).

En el artículo de este señor (escribano), se queja de que he acusado de ‘parásito’ a su ‘líder supremo’, recordándole un periodo de su vida. Podría haberme remontado más atrás incluso: desde 1996 en que entró directamente a la ejecutiva del PP (sin ser ni siquiera afiliado) y por única valía el proceder de una familia franquista. Desde el 99 concejal, sin que se le conozca aportación a destacar. Ser diputado nominal en 2005, de rebote porque ni siquiera había sido elegido. Desde 2004 a 2009 en la Fundación Defensa Nación Española ¿eso qué es? Se presentó para diputado de nuevo en el 2009 sin conseguir que le eligieran. Y de nuevo por fortuna política (o lo que sea) en 2009 y 2013 fue nombrado a dedo por Esperanza Aguirre para gestionar organismos inútiles (sin actividad ninguna) en la Comunidad de Madrid, y llevarse ‘crudo’ el dinero de los madrileños, con un sueldo de 82.491 euros y una subvención de 183.600 euros, que hasta ahora se sepa (quizás para cimentar su nuevo partido VOX que nació curiosamente el mismo día que salió de la Fundación inútil que presidía).

Por tanto llamarle ‘parásito’ no es un insulto, es una constatación.

Insultos son los que vocifera y vomita ‘el escribano’ en su ‘réplica’ contra mi: ‘artículo canalla’, ‘comunista’ (que no sería un insulto si no se utilizada como él lo hace), ‘inquina contra la Constitución’ (que aunque crítico entonces y ahora, voté  favorablemente), ‘bilis contra VOX’, ‘fobia ideológica’,… Y sí les llamo ‘franquistas’ porque así se han definido ustedes, que ciertamente también es sinónimo de ‘fachas’ (indica que alguien es considerado como una persona con una mentalidad muy tradicional, católico practicante, monárquico y muy beato, ideas conservadoras y con un talante poco democrático). Y ciertamente la bandera española es roja y amarilla (dos franjas rojas y una amarilla), aunque algunos nos identificamos más con la republicana (tres colores), que representa el orden constitucional en España antes del golpe de estado del general golpista Francisco Franco.

En cuanto a la ideología de VOX, a continuación relato algunas de sus definiciones y lindezas (recogido de sus publicaciones y de otros medios): En su mensaje Vox ha incluido elementos identificados como antifeministas e islamófobos, ​ haciendo también hincapié en la reivindicación de valores tradicionales como la caza y la tauromaquia,​ en el nacionalismo centralista, el rechazo al aborto y en propuestas económicas de signo liberal. ​ Su discurso incorporaría todos los elementos ideológicos que caracterizan a un partido de extrema derecha: nacionalismo, reacción al cambio cultural, nativismo y autoritarismo, supremacista y xenófobo, machista,…; ​ así, sus propuestas en la dimensión cultural, relativas a la inmigración, la seguridad o la ilegalización de «partidos, asociaciones y ONG que busquen acabar con la unidad de España», son adscritas a esta posición del espectro político.​ Según Steven Forti, el recetario de propuestas de Vox está tamizado por una gruesa capa de ultranacionalismo español de matriz nacionalcatólica autoritaria, que se plasmaría en sus reivindicaciones territoriales en relación a Gibraltar, de la reivindicación de la dictadura franquista, de la mano dura contra el independentismo catalán, de la derogación de la Ley de Memoria Histórica y de la centralización del Estado y liquidación de la autonomía de las regiones.​ También es identificado como nacionalcatólico por Louie Dean Valencia-García. ​

Según Beatriz Acha, Vox, cuyo documento de 100 medidas se caracterizaría por una presencia transversal del ultranacionalismo, «visión biológica y palingenética de la patria», la «España viva», y con una cultura de inspiración católica. ​ Reclama la expulsión de los ‘sin papeles’, la clausura total de las fronteras a los emigrantes y exiliados por la pobreza y las guerras, pero no así a los que entran con dinero por los aeropuertos.

Y después de volver a analizar concienzudamente el artículo de referencia (el mío), aparte de las constataciones, no encuentro nada que rectificar, ni  falta de respeto a Vox ni a los portavoces conocidos en Rivas, ni personalmente con lo que escribo y firmo, ni tampoco desde Zarabanda. Hemos dado cabida en la revista a todo lo que nos han enviado para publicar desde que existe Vox en este municipio, ¡ojala ustedes aprendieran a ser tan ecuánimes!

JuanM del Castillo