El derecho a decidir, o el de libre autodeterminación de los pueblos, es un derecho básico recogido en múltiples textos aprobados por Naciones Unidas. Algunas voces interesadas se empeñan en decir que este derecho sólo es otorgado a las antiguas colonias, pero lo cierto que es que la historia lo desmiente: Numerosos pueblos han ejercido este derecho y sus  independencias han sido reconocidas por la comunidad internacional.

¿Qué es legal y qué no lo es?

La Constitución Española, no nos olvidemos, fue consensuada manteniendo las estructuras franquistas del Estado Español. Por tanto, en el 1978, muchos y muchas que no soportábamos más la dictadura, tuvimos que aceptar una constitución con graves carencias democráticas, como la monarquía, la bandera franquista rojigualda o la indivisibilidad de España, aunque esta última violentara derechos internacionales. La alternativa a la Constitución del 78 era seguir teniendo las cárceles llenas de presos políticos.

Si el 1 de Octubre hubiera habido un referéndum pactado en Cataluña, a semejanza de los que se han hecho en países como Canadá o Reino Unido, como reclama insistentemente Podemos, y como las leyes internacionales amparan, el pueblo catalán habría decidido libremente su futuro y se habría resuelto un problema enquistado desde hace décadas.

Pero no fue así. El tridente autoritario PP-PSOE-Ciudadanos lo impidió. Amparándose en la indivisibilidad de España de la Constitución, mandó a las fuerzas represivas a herir a casi mil personas por ejercer pacíficamente su derecho al voto.

Multas millonarias a políticos, encarcelamiento sin juicio para dirigentes de plataformas cívicas catalanas, ceses de gobiernos y parlamentos legítimos, imposición de elecciones autonómicas y seguramente encarcelación de representantes legítimos catalanes. Toda una batería autoritaria para que el gobierno catalán optara por dos alternativas: la rendición, es decir el 155,  o la declaración de la independencia.

Ni una cosa, ni la otra.

No es legítima la declaración de independencia: No ha habido un referéndum con total garantías y no hay una abultada mayoría de personas que quieran la independencia.

No es legítima la aplicación del artículo 155 de la Constitución: ¿Qué derecho democrático tienen PP-PSOE-Ciudadanos para cesar gobiernos y parlamentos en Cataluña? Los únicos argumentos para suprimir la democracia en Cataluña solo pueden sostenerse en la fuerza bruta.

¿Y quienes son los brutos? Veamos:

El Pirómano Partido Popular: Un partido que tiene casi mil imputados por corrupción, que la propia fiscal anticorrupción les acusa de banda criminal, que violan la mitad de los artículos de la Constitución diariamente, que perdonan a grandes defraudadores a Hacienda contra el criterio del propio Tribunal Constitucional, que aprueban el CETA cediendo la soberanía española a las grandes multinacionales, que modifican la constitución en una noche de agosto para regalo de los bancos, un partido podrido hasta la médula defendiendo el “estado de derecho” y “salvando la patria” aporreando a la gente por votar, acusando de sedición a miembros pacíficos de la sociedad civil y cesando gobiernos y parlamentos. El lobo cuidando el gallinero.

El estafador PSOE de Pedro Sánchez: aquel nuevo partido surgido de las primarias. El “somos la izquierda”. El defensor de la nación de naciones. Aquel del “NO es NO” a Rajoy. Aquel que lo primero que haría después de las primarias es acercarse a Podemos y pedir la dimisión de Rajoy. Este PSOE vuelve a perder toda credibilidad y apuesta por apoyar al PP en esta aventura autoritaria. ¡Ojo! Cuando se participa en violentar los derechos de las personas, es muy difícil luego  parar la deriva regresiva: Algunas voces del PP ya apuestan por intervenir otras comunidades como el País Vasco, Navarra o Castilla la Mancha.

El ultraderechista Ciudadanos: ¡Qué decir! Ya nadie duda que son los nuevos falangistas descubriendo la sopa. Jóvenes franquistas disfrazados de modernidad. Nada nuevo bajo el sol: ¡Centralismo y mano dura!

¡Piénsenlo antes de colgar una bandera en sus ventanas! Yo les sugiero una blanca que contenga las palabras PARLEM y HABLEMOS. Sólo el dialogo y el pacto pueden traer las soluciones. La historia nos dice que la imposición y la represión,  lejos de arreglar problemas, siempre los han multiplicado.

Seduzcamos a extremeños, vascos, catalanes… para que participemos dialogadamente y sin imposiciones en una España federal de naciones. Acordémonos que en una convivencia de personas, tiene que haber consenso de ambas partes y sin imposiciones de ningún tipo. La misma regla para los pueblos.

Les dejo con unas palabras de Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos:

“Todos los españoles vieron una campaña de primarias del PSOE que se fundamentó en tres ejes: plurinacionalidad, estamos más cerca de Podemos que del PP y hay que echar al Partido Popular y no descartamos una moción de censura. Bueno, a algunos les podrán acusar de mentirosos, de haber mentido otra vez; a nosotros no, nosotros siempre hemos defendido lo mismo: un referéndum pactado y con garantías. Y creo que hay una amplia mayoría silenciosa en España que apuesta por las vías de diálogo, que no grita “a por ellos”, que se siente ofendida cuando algunos se envuelven en la bandera para tapar su corrupción y que tiene memoria”

 

 

José Manuel Pachón López