Una vez controlado, los efectivos proceden a identificar puntos calientes, refrescar el terreno y a asegurar la zona hasta lograr la total extinción. Las dotaciones coordinan el trabajo con herramienta manual en lugares de difícil acceso con descargas puntuales de helicópteros bombarderos para que el agua penetre en el terreno.

Son 16 dotaciones terrestres de Bomberos CM y 1 dotación aérea las que trabajarán en el incendio forestal de Cadalso de los Vidrios y Cenicientos. Las labores se centran ahora en refrescar el terreno, apagar posibles puntos calientes y asegurar la extinción definitiva.  (Fuente: E112)