Llevamos ya algunos capítulos presentando las Constelaciones, cómo se estructuran, qué estrellas las componen, cuáles son sus orígenes históricos o mitológicos, qué objetos astronómicos se encuentran en ellas, etc. etc. Llegado a este punto cabe preguntarse: ¿Y qué son las estrellas?

            Me imagino aquellos homínidos en las edades primeras del incipiente “ser humano”, mirando al cielo y observando extrañados todas las noches, el espectáculo de la bóveda celeste y las “lamparitas” que en ella brillaban. Hay una escena en la maravillosa película 2001 Una Odisea del Espacio, donde al abrigo de unas oquedades un grupo de homínidos miraba aterrado al cielo, antes de que apareciese el misterioso “monolito” y antes de que el humano se diera cuenta de que podría utilizar herramientas, para bien y para mal. Es una escena sobrecogedora que muchos recordaréis.

  • Las estrellas, ¿Qué son? Son cuerpos esféricos compuestos de gas que se encuentran en un estado muy caliente y explosivo y que, en consecuencia, brillan con luz propia.
  • ¿Cómo se formaron? Las estrellas se formaron dentro de nubes moleculares cuya temperatura superaba al frío del universo sólo en muy pocos grados. Sus componentes principales son átomos de Hidrógeno y Helio.
  • ¿Cómo se calentaron? Por gravedad, juntándose los gases de la nebulosa en grumos cada vez más apretados, donde las moléculas se rozaban unas con otras, hasta que la temperatura subió tanto que comenzó a funcionar la Ecuación de Einstein: E=m·c2
  • ¿Qué es una fusión nuclear? Es un proceso energético que parte de la masa de unos átomos ligeros, que se juntan en otros más pesados y que acaba generando una enorme energía, capaz de “encender” los núcleos de gas, convirtiéndose en impresionantes hornos estelares.
  • ¿Por qué son tan grandes las estrellas? El Sol resulta ser casi una estrella “enana”. La mayoría de las que vemos en el cielo tienen masas muy superiores y tamaños inimaginables, de forma que nuestro Sol podría caber más de 1000 veces en muchas de ellas. Son tan grandes porque los átomos, para conseguir esas temperaturas, deben ser muchos y porque si no fuesen tan grandes, su vida – y la nuestra – estarían condenadas a una existencia muy corta.
  • ¿Cuánto viven las estrellas? Pues depende de su tamaño. Una estrella como el Sol, que es de tamaño medio-bajo, lleva ardiendo unos 4.000 millones de años y tiene vida para otros tantos, pero hay estrellas que duran mucho más y otras mucho menos. Curiosamente las estrellas más grandes tienen una vida más corta.
  • Los planetas también tienen luz. ¿Qué diferencia hay con las estrellas? Un planeta no brilla con luz que genere él mismo, sino con luz “reflejada” procedente de su sol. El planeta Venus, que es el más brillante que vemos, si estuviese situado fuera del Sistema Solar, sería oscuro e invisible.
  • ¿Brillan lo mismo todas las estrellas? No, depende en gran medida de tres cosas: su tamaño, su temperatura y la distancia respecto a la Tierra, cosa que es más obvia.
  • ¿Cuáles son las estrellas más brillantes que vemos desde la Tierra? Pues la primera es Sirio, en el Can Mayor, que además de ser muy grande, está a sólo 8,5 años-luz de nosotros. La segunda es Canopus, en la constelación de Carina, a 310 años-luz, una estrella enorme. La tercera es Arturo, en el Boyero, a 37 años-luz. La cuarta es Alfa Centauri, estrella triple a sólo 3,5 años-luz y con planetas a su alrededor. La quinta, Vega, en la Lira, a unos 25 años-luz.
  • ¿Por qué y cómo mueren las estrellas? Pues como todo en el Universo, nada vive eternamente. Existe la 2ª Ley de la Termodinámica que dice: La cantidad de entropía del universo tiende a incrementarse con el tiempo. Esto significa llanamente que todas las cosas se deterioran y mueren. Las estrellas mueren porque además de enfriarse se quedan sin combustible (el Hidrógeno) y sus hornos nucleares NO pueden seguir encendidos. Algunas estrellas, las más grandes, estallan y se destruyen, otras se enfrían y se convierten en enanas blancas y al final, se apagan.
  • ¿Cuál es el color de las estrellas? Aunque aparentemente creemos que todas son iguales, no hay más que echar un vistazo a Sirio para ver que es azul-blanca y a Arturo para ver que es amarilla. Las estrellas tienen distintos colores dependiendo de su temperatura. Las estrellas azules son las más calientes y las rojas, las más frías (o, mejor dicho, las menos calientes).
  • ¿Están juntas las estrellas de las constelaciones? Pues NO, sólo son agrupaciones casuales y lo normal es que cada una de las estrellas de la constelación esté a una distancia considerablemente distinta de nuestra Tierra, pero cuando miramos al cielo, dada su distancia, vemos a las estrellas en 2 dimensiones y por eso no podemos discernir su distancia más que con los instrumentos apropiados.

            Espero que, entre este y el mes próximo, satisfaga vuestra curiosidad respecto a las estrellas agrupadas en constelaciones y que en este año que viene, sigáis…      ¡¡Mirando al Cielo!!                                                                                      M. Manero