Por fin una constelación claramente visible y que además sirve de punto de partida para la búsqueda de muchas otras. Es tan importante que dedicaré a ella más de un capítulo.

Su base mitológica es muy diversa en función de las distintas civilizaciones, pero ya los griegos la mencionan como la Osa en la que había sido convertida Calisto por Artemisa, la diosa de los animales, tras haber sido seducida por Zeus. La constelación es mencionada en libros muy antiguos, como La Odisea de Homero (hacia el siglo VIII a. C.), en el que Ulises intenta  guiarse por ella para regresar a Ítaca, su tierra. También en la Biblia, en el Libro de Job. Las tres estrellas de la cola de la osa, AliothMízar y Alkaid, representaban para los árabes las plañideras de un cortejo fúnebre. Estas seguían con sus llantos al féretro, formado por las estrellas del Carro Mayor, y el cortejo recorría un lento y solemne movimiento alrededor del polo norte celeste. Dentro de la astronomía china, Épsilon UMa era Yuh Kang, una parte de un antiguo instrumento astronómico. Junto a otras estrellas situadas entre ella y Megrez (Delta Ursae Majoris), constituía Seang, el Subsecretario de Estado.

Ursa Major (Genitivo “ursae majoris”), es una constelación que ha recibido numerosos nombres por las distintas civilizaciones que han observado y descrito el Cielo Norte. Entre los aficionados se la denomina “El Carro”, dada la forma de sus siete estrellas. Pero estas mismas, invertidas, forman claramente un “cazo” o una “cacerola”.

Sus nombres y características son los siguientes:

  • Alfa Ursae Majoris: Duhbe, segunda estrella más brillante (1,81 mg.). Consta de varias estrellas juntas y está a 124 años-luz. En árabe, Duhbe significa Oso.
  • Beta UMa: Merak, que en árabe significa “lomo”, la quinta en brillo (2,34 mg.). Es muy luminosa y caliente y está a 79 a-l de nosotros.
  • Gamma UMa:  PhecdaPhekdaPhad, es una estrella blanca a 84 a-l y con un brillo de 2,41 mg. En árabe significa “el muslo”.
  • Delta UMa: Megrez, también blanca y de mg. 3,32. En árabe, Al-Maghriz, es el “principio de la cola”.
  • Épsilon UMa: Alioth, es la estrella más brillante de toda la Osa mayor, de 1,76 mg. que tiene una ligera variación en su brillo. De las tres estrellas que forman la “cola” de la Osa, es la que está más cerca del cuerpo.
  • Zeta UMaMízar, con magnitud 2,23, es una notable estrella doble óptica, es decir, que se puede ver a simple vista. Alcor y Mízar están separadas por 12 minutos de arco. Pero, a su vez, Mizar es a su vez, una estrella binaria, con sus componentes separadas 14 segundos de arco. En definitiva, con un pequeño telescopio, ¡!Se ven tres estrellas!! No os perdáis esta pequeña sorpresa, os aseguro que podréis saltar de alegría.
  • Eta UMa: Benetnasch o Alkaid, es la tercera más brillante de la constelación con magnitud 1,85, una estrella blanco-azulada. Procede del árabe Al-Qa’id Banat al Na’ash, y hace referencia a que precedía a las doncellas de luto (Las plañideras). 

Me detengo aquí, en las estrellas del Carro. Las de la constelación completa son innumerables y muchas más poseen nombre propio. Alrededor de varias de estas estrellas se han encontrado planetas que las orbitan y algunos de ellos con posibilidades de encontrarse en la zona habitable y de un tamaño y condiciones adecuadas para contener vida.

Si bien hablamos de “El Carro”, no olvidemos que la constelación dibuja una Osa. Por ello os adjunto la segunda imagen que une las estrellas que forman simbólicamente este animal, en  el cielo.

Una de las peculiaridades señaladas por mí al principio del artículo es que las estrellas de UMa sirven para localizar otras. Vamos a ver unos ejemplos: Tomemos las estrellas Merak y Dhube, que para mejor localizarlas os adjunto la foto número 3 en la que se dibuja el Carro con el nombre de sus estrellas. Con la distancia y la dirección que marca M-D, llevándola imaginativamente 3 veces hacia el Norte, encontramos a la “Estrella Polar”, de la próxima constelación, la “Osa Menor”, con una importancia crucial, como veremos.

El segundo ejemplo tiene que ver con el arco que forman Alioth, Mízar y Benetnasch (Alkaid).

Siguiendo el sentido del arco, hacia la izquierda y abajo, nos topamos con una estrella claramente amarilla y enorme. Es Arturo, la estrella Alfa de la constelación del Boyero. Si seguimos nuevamente este arco con Arturo ya integrado en el mismo, nos topamos con una estrella brillantísima y muy blanco azulada. Es Espica, la estrella Alfa de la Virgen.

Bien, creo que me he pasado de líneas, así que lo dejamos aquí y seguiremos con la Osa Mayor en el siguiente artículo de la revista. Aprovechad para ¡!Mirad al Cielo!!, la Osa Mayor está siempre disponible.

  1.  Manuel Manero