La cercanía de Rivas Vaciamadrid a los cursos de los ríos Jarama y Manzanares y a la laguna del Campillo, que son focos naturales de cría de algunas especies de mosquitos, conlleva que todos los años, con la llegada del calor, se produzca un importante aumento de la incidencia de avisos relacionados con la proliferación de este tipo de insectos, sobre todo los hematófagos que con sus picaduras/mordeduras ocasionan en personas susceptibles importantes reacciones alérgicas.

Según el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, «la falta de mantenimiento de las riberas de los ríos, dependientes de la Comunidad de Madrid y de la Confederación Hidrográfica del Tajo, provoca todos los años una plaga de mosquitos y mosca negra que afecta a una población de 637.000 habitantes y, de manera especial, a las 341.000 personas que viven más próximas a las riberas de ambos ríos».

Añade el consistorio que «se trata de una situación denunciada desde hace tiempo por los municipios afectados (Rivas, Arganda del Rey, San Fernando de Henares, Mejorada del Campo o Velilla de San Antonio) y que genera, en primavera y verano, un elevado y creciente número de asistencias sanitarias en los ambulatorios de las poblaciones afectadas»

Eliminación de la mosca negra

  • La manera más eficaz para su eliminación de una manera inocua para el medio ambiente, y por lo tanto, la mejor manera de prevenir la proliferación de este tipo de insectos, es el control larvario en las zonas húmedas (zonas de cría), ya sean espacios naturales (ríos, lagunas, fuentes) o artificiales (estanques, piscinas, depósitos, macetas y cualquier zona encharcada con agua sin clorar).
  • El uso de insecticidas contra los insectos adultos en tratamientos extensivos está desaconsejado por su poca eficacia y posible riesgo para la salud pública y los ecosistemas. En casos puntuales puede aplicarse en áreas restringidas de vegetación donde reposan por la noche. La eficacia de estos tratamientos suele ser mínima.
  • En los últimos años, las condiciones climáticas están provocando una especial incidencia de mosquitos, en especial las provocadas por la referida mosca negra.
  • El servicio municipal de control de plagas, con la llegada del calor, intensifica la vigilancia de los posibles focos de cría en sus zonas de competencia (fuentes, imbornales, estanques, etc), y, en función de la situación detectada, realiza las actuaciones y tratamientos oportunos para mitigar la proliferación de estos insectos:
  • Revisiones periódicas de las zonas de riesgo, con especial atención a la valoración de las zonas señaladas por la ciudadanía en sus escritos. Se contacta con todas las personas que lo solicitan, informándoles de las actuaciones y recomendaciones a seguir.

Consejos para prevenir las picaduras de mosquitos

  • Impedir la entrada de insectos en las viviendas mediante telas mosquiteras u otros sistemas en ventanas, puertas o aberturas al exterior. Si no se disponen de ellas, la luz debe estar apagada si están las ventanas abiertas.
  • La utilización de aire acondicionado y ventiladores crea corrientes de aire que alejan a los mosquitos.
  • Si tiene parcela o jardín, emplee bombillas antimosquitos.
  • Sea muy prudente con el uso de insecticidas domésticos. Lea muy bien el etiquetado sobre su forma de aplicación y posibles contraindicaciones y riesgos.
  • No pasear por lugares con vegetación abundante y cercana a cursos rápidos de agua durante el día, especialmente al amanecer y al atardecer.
  • Vestir colores claros, proteger el cuerpo, brazos y piernas con ropa (mangas largas y pantalones largos), evitando vestidos amplios.
  • Usar repelentes, siguiendo las instrucciones recomendadas.
  • Evite el riego excesivo para que no se produzcan charcos o se acumule agua en macetas, jardineras, etc.
  • Mantener y desinfectar adecuadamente las piscinas privadas y comunitarias

En caso de picadura

  • Limpiar y desinfectar la zona de la picadura.
  • Aplicar frío local (agua fría, vinagre o amoniaco rebajado).
  • Si no existen contraindicaciones (menores de 2 años, hipersensibilidad al amoniaco, siempre leer el prospecto), se puede aplicar sobre la picadura un preparado farmacéutico a base de amoniaco.
  • Mantener la zona afectada en reposo.
  • No rascarse para evitar infecciones.
  • En caso de persistencia de las molestias o reacciones más graves, consultar con el médico.

También te puede interesar