La Sección Décima de la Audiencia Provincial de Madrid ha ratificado la condena impuesta por el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Móstoles por el que se imponía una multa a la Empresa Municipal de Vivienda de Rivas (EMVR) de 438.815 euros, según consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso este diario.

Además se suman otras dos sanciones económicas, una de 38.134 euros y otra de 50.403 euros – a pagar junto a la constructora Ferbocar- que la empresa pública deberá abonar a los vecinos afectados por la compra de viviendas municipales construidas con defectos y entregadas en mayo de 2011. En total, una cuantía aproximada de medio millón de euros que deberá correr a cargo de las arcas públicas del Ayuntamiento de Rivas, del que depende la EMVR.

La sentencia, emitida en mayo del año pasado, pero que no se ha hecho pública hasta ahora, responde a los recursos presentados tanto por demandantes como por demandados -admitiendo parte del de los primeros y desestimando el de los segundos- y estipula que “ha quedado suficientemente acreditado en autos que los daños se producen durante el periodo de garantía”.

La sentencia que viene desde mayo del año pasado (recurrida y vuelta a recurrir), finalmente responsabiliza a la promotora y la constructora. Los desperfectos consisten en la construcción deficiente de unos escalones que comunican los salones con las terrazas y que dificultan el acceso a niños y ancianos al estar demasiados altos, pero no solo, los tubos de condensación de las calderas, que deberían ir forrados y no lo están, están colocados al revés, lo que provoca que caiga agua en el bajo pero también que todas las fachadas se vean afectadas por las humedades”, etc. Y otros más particulares como roturas de calderas, gente a la que le saltan continuamente los plomos o el caso de una campana extractora que suena a decibelios demasiado altos, lo que provoca que no pueda usarse. Asimismo, relata casos de puertas que no se ajustan o desperfectos en elementos vistos.

La empresa constructora abonó el importe de la condena hace meses, no ha ocurrido lo mismo con el Ayuntamiento de Rivas.

Fuentes municipales aseguran que “la Empresa Municipal de Vivienda de Rivas, como promotora de vivienda, asume la responsabilidad subsidiaria de los errores construidos por la constructora para que los derechos de los propietarios de los pisos no se vulneren. Indican que

“están esperando que el juzgado de Móstoles envíe los datos de la cuenta bancaria para hacer el ingreso que el fija el juzgado inmediatamente”.

Medio millar de vecinos aproximadamente son los afectados por goteras, humedades y barreras arquitectónicas

También te puede interesar