El pasado sábado fueron las elecciones a la portavocía de Podemos Rivas y la candidatura de Vanessa Millán fue ganadora por un escaso margen de solo 8 votos. Este resultado refleja claramente el equilibrio de fuerzas entre ambas candidaturas y lo lógico sería una apuesta por la integración con representación de ambas candidaturas en el Consejo de Coordinación de Vanessa Millán aunque a escasas horas de la ratificación del mismo, nadie se ha puesto en contacto con nuestra candidatura.

Durante la campaña abogué claramente por una candidatura de unidad que no fue posible por falta de voluntad, ahora con los resultados tan ajustados que arrojan las elecciones se hace difícil justificar una unidad pregonada pero no demostrada.

La posible ratificación del Consejo de Coordinación sin una incorporación de personas de otras corrientes será el pistoletazo de salida para una legislatura de nuevo excluyente y solo alguien ingenuo podría pensar que las cosas puedan reconducirse solas por arte de magia.

Como dije durante la campaña; la unidad no se dice, la unidad se practica, porque si no, solo es verborrea política, una palabra vacía, un eslogan de marketing.

Aún quedan algunas horas, veremos cómo se desarrollan los próximos acontecimientos….

Sergio Jiménez