Empiezo este primer artículo del año, deseando en nombre del Grupo Municipal de Ciudadanos en Rivas un feliz 2019 a todos nuestros vecinos.  Empezamos el año con fuerzas e ilusiones renovadas, dispuestos a seguir trabajando por todos los ripenses.

Diciembre vino cargado de novedades en movilidad. En primer lugar el gobierno municipal nos sorprendió un día con nuevos recorridos en las líneas de autobuses. Unas modificaciones solicitadas al consorcio, que según explicaban, buscaban la mejora del servicio nocturno, de los horarios y de los recorridos. Cambios que, no solo no fueron consultados a los grupos municipales, es que ni siquiera nos fueron presentados antes de ponerlos en marcha.

A juzgar por las numerosas quejas de los usuarios, no parecen haber mejorado en nada la movilidad del municipio, y es que señores, lo que necesitamos es transporte interno de verdad, y no unas líneas de autobuses que van a Madrid o que vienen de otros municipios y entre medias del camino atraviesan Rivas. Eso es claramente insuficiente.

Novedades también en la línea TFM, por fin en enero de 2019 tendremos en las estaciones de la línea 9b horarios homogeneizados con el resto de la red de metro madrileña. Una reivindicación que Ciudadanos llevó a la Asamblea de Madrid en 2015, según llegamos a la institución mediante PNL, volviendo a insistir en 2016. Es cierto que  salió adelante con los votos favorables de otros partidos, pero la propuesta partió de Ciudadanos, y considero de justicia reivindicar el buen hacer de nuestros compañeros en la Asamblea.

Y por último la conexión con la M50. La reunión que mantuvimos con el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, se desarrolló en un ambiente de total cordialidad y de escucha activa por parte de fomento, sin embargo, y ya lo siento, no comparto el enorme entusiasmo manifestado por nuestro alcalde.

La financiación sigue siendo un escollo. Fomento considera indispensable la aportación económica de la Comunidad de Madrid, como titular de la M-823 en el proyecto, al tiempo que tiene muy presente la orden 3317/2010, que le impide financiar obras de desarrollo urbanístico. Se nos pidió la argumentación jurídica de que no nos encontrábamos en ese caso, como paso previo a la firma del convenio, para que los juristas de fomento pudieran estudiarlo, y si es el caso, dar el visto bueno.

El paso definitivo es la firma del convenio de colaboración entre administraciones: Fomento, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento, y ese está aún ya no solo por firmar sino por elaborar, es tarea nuestra.

Por último, contemplando el mejor de los escenarios: un pronto acuerdo, y teniendo en cuenta todo lo que aún queda por hacer y los plazos administrativos, los estudios a realizar, los permisos a conseguir, la licitación…etc, estaríamos hablando de que las obras no podrían comenzar antes de principios del 2020. Lo cierto es que aún queda mucho camino por recorrer.​