Hace cinco años, las fuerzas kurdas liberaron Kobanê del terror del Estado Islámico. Desde entonces, la administración del norte de Siria ha logrado derrotar al Daesh y extender un cambio social radical: democrático, feminista, ecologista, inclusivo. Una revolución para que el pueblo se gobierne a sí mismo, construyendo una vida libre.

El momento de liberación y la construcción de paz que se vive en Kurdistán Oeste (Rojava) se ven amenazados desde el norte. La vecina Turquía se muestra obcecada en invadir el norte de Siria bajo distintos pretextos, pero una sola realidad: acabar con el proyecto kurdo de democracia radical y convivencia libre para avanzar en su proyecto colonial sobre todo el Kurdistán.

Desde hace dos años, Turquía ocupa militarmente la región kurdo-siria de Afrin, provocando el desplazamiento forzoso de 200.000 refugiados, imponiendo un cambio demográfico e instaurando el caos en la zona, donde los grupos islamistas imponen su orden mediante el saqueo, el secuestro, las encarcelaciones arbitrarias o la tortura, mientras se fuerza la “turquificación” de la zona.

Desde el pasado 9 de octubre, Turquía ha vuelto a invadir otro cantón del norte de Siria, provocando un nuevo éxodo masivo de 400.000 desplazados, utilizando el sofisticado armamento de la OTAN y sin reparos en usar armas químicas prohibidas por las leyes internacionales. En esta ocasión, el presidente Erdogan presentó su plan de cambio demográfico y limpieza étnica ante la misma Asamblea de las Naciones Unidas. Ante esta situación, las potencias globales y regionales se han concentrado en sus propios intereses, dando carta blanca al genocidio. Algunos países, como España, han apoyado sin tapujos la invasión.

Urge que la comunidad internacional y las fuerzas democráticas del mundo apoyen tanto los diálogos de paz como la defensa de la frontera turco-siria de la amenaza del ejército turco y sus mercenarios yihadistas. Erdogan se apoya en Al Qaeda e ISIS para cumplir su sueño expansionista neo-otomano, al tiempo que chantajea a Europa con provocar una oleada de refugiados. Ésa es hoy la disyuntiva en Siria: guerra y terrorismo avivados por Turquía o protección del modelo democrático de los pueblos del norte de Siria.

Una representante de Rojava Azadi Madrid, colectivo de solidaridad con el pueblo kurdo, nos contará cómo se ha fraguado la revolución de Rojava, cómo sobrevive frente a la invasión turca, y cómo podemos ayudar desde la solidaridad internacional. Si las dificultades técnicas en el norte de Siria no lo impiden, tendremos una videoconferencia en directo desde Rojava.

También te puede interesar