La Guardia Civil y la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal especializado en la comisión de delitos de robo con fuerza en las cosas y la sustracción de vehículos. Se ha detenido a 20 personas, a las que se les imputan 51 delitos cometidos principalmente en localidades de la provincias de Toledo y Madrid.

Se les acusa de pertenecer a un grupo criminal, de robo con violencia, 14 robos con fuerza en las cosas, 11 de vehículos, tres delitos de sustracción de placas de matrícula, uno de lesiones y seis delitos de falsificación de documental. También de dos contra la seguridad del tráfico, uno de daños, uno de hurto, dos de desobediencia, dos delitos de tenencia ilícita de armas, tres de cultivo o elaboración de estupefacientes y tres de defraudación del fluido eléctrico.

Según ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa, en la Operación conjunta Enduro-Wizard se han sido realizados 17 registros en localidades de las provincias de Toledo y Madrid, en los que han sido intervenidos un subfusil, dos pistolas, 17.000 euros en metálico, además de material deportivo de una conocida marca por valor superior a los 400.000 euros.

Han sido desmanteladas tres instalaciones de alto rendimiento de marihuana y se incautaron 141 plantas y 41 gramos de esta droga ya seca y envasada para su distribución.

Este grupo criminal se caracterizaba por actuar en los robos con rapidez y contundencia, utilizando habitualmente el alunizaje o butrones para acceder al interior de los establecimientos o empresas. Llegaban también a realizar butrones entre naves adyacentes, sustrayendo efectos de todas ellas.

En una ocasión embistieron con un vehículo al de un vigilante de seguridad y en otras también llegaron a embestir vehículos oficiales de patrullas de la Guardia Civil y la Policía.

Durante los primeros días del estado de alarma, este grupo criminal sustrajo de un concesionario de Ocaña ocho motocicletas (dos de ellas recuperadas) y en Tembleque cometió un robo con violencia e intimidación de un camión portavehículos amenazando con un arma blanca al conductor.

En el polígono industrial de San Agustín de Guadalix (Madrid) alunizó y realizó butrones en varias naves industriales y en Madrid cometieron el robo con fuerza en una tienda de telefonía móvil, de donde sustrajeron material valorado en 100.000 euros.

Una vez identificados los miembros de la banda por investigadores de los dos cuerpos policiales, se inició la fase de explotación de la operación. En junio se registró una finca de Villaconejos (Madrid), donde fueron detenidas 10 personas. En esta propiedad se recuperó material deportivo, de una conocida marca, por un valor de 300.000 euros; una motocicleta, un turismo de gran cilindrada y una furgoneta que habían sido sustraídas.

Días después se detuvo a dos trabajadores de una empresa de transportes que estaban implicados en el robo de este material deportivo. Estas personas desviaban parte del género que tenían que depositar en los almacenes centrales de la empresa propietaria de este género. Lo depositaban en un local alquilado por uno de ellos, donde se practicó otro registro en Madrid y se descubrió una gran cantidad de ropa de esta misma marca por un valor aproximado a los 100.000 euros.

Este julio se han llevado a cabo 15 registros simultáneos, nueve en Madrid capital, otro en Rivas-Vaciamadrid y tres en la provincia de Toledo, concretamente en Ugena, uno en Nambroca y otro en Seseña.

En estos registros fueron detenidas las ocho personas restantes que formaban parte de este grupo criminal. Uno de sus miembros acumula más de 200 hechos delictivos en su haber.

Se han incautado también armas de fuego, un subfusil y tres armas cortas, todos municionadas y dispuestas para ser usadas y con la numeración borrada; una pistola de aire comprimido, cargadores, numerosa munición de distintos calibres y unos 17.000 euros.

La operación, coordinada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Ocaña, ha sido desarrollada por el Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo y la Brigada Provincial de la Policía Judicial del Cuerpo de Policía Nacional de Madrid.

Los agentes contaron con el apoyo de la Unidad de Helicópteros del Servicio Aéreo de la Guardia Civil (UHEL), el Grupo de Reserva y Seguridad número 1, la Usecic de la Comandancia de Toledo y distintas unidades de Seguridad Ciudadana. (ABC)

También te puede interesar