Alcaldes de un total de 58 ayuntamientos de España aprobaron que los gobiernos locales no contratarían ninguna empresa, producto, entidad u organización israelí o de capital judío, denominándose “ELAI” (Espacios Libres de Apartheid Israelí).

Estos ayuntamientos, están liderados principalmente por alcaldes de los partidos Podemos, IU y PSOE. De este modo, compañías de teatro, conferenciantes, cineastas, actores o empresas israelíes no tendrán opción a ser contratados por parte de las entidades firmantes del acuerdo.

Las decisiones políticas que restringían acuerdos comerciales con israelíes se han venido aplicando desde el año 2015 hasta nuestros días, por la usurpación de tierras, los ataques y bombardeos contra territorios palestinos. En caso de contrataciones, en los documentos de acuerdo, se pedía el reconocimiento de un Estado Palestino, por ejemplo a los artistas de la compañía Mayumana si querían ser contratados o contar con algún teatro público para su musical.

Los ELAI los conformaban consistorios como Cádiz, Barcelona, Pamplona, Valencia, Gijón, Santiago de Compostela, Rivas Vaciamadrid o el cabildo de Gran Canaria.

Así, el alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, canceló un ciclo de cine israelí tras adherirse a la red de municipios ELAI impulsada por la organización BDS, una organización que pide el boicot contra Israel. Lo hizo abiertamente, y dijo que su ayuntamiento no contrataría a nadie procedente de Israel para ninguna actividad. Kichi negó que “fuera xenófobo” porque él estaba precisamente luchando contra “la xenofobia de los israelíes”.

En Gijón, tras proclamar la capital “Libre de Apartheid Israelí”, se repartieron pegatinas y cartelería por todos los comercios para que los empresarios las pegaran en sus escaparates y señalaran que era un establecimiento libre de apartheid israelí.

En Molins de Rei, en Cataluña, a las jugadoras del equipo de waterpolo de la selección femenina de Israel se les denegó el uso de las instalaciones deportivas de ese ayuntamiento y la piscina. Ada Colau también se sumó desde la capital al rechazo a las deportistas judías desde las instituciones públicas.

También te puede interesar