Según el Portal Estadístico de Recursos Humanos del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), en septiembre del año 2020 había 81.430 personas trabajando (sin tener en cuenta al personal directivo), lo que en relación a febrero del mismo año supone un incremento en plantilla de 9.163 personas; incremento que no solo no alcanza las 10.000 personas a las que se comprometió el gobierno madrileño, sino que en un enorme porcentaje no suponen nuevos efectivos, sino cobertura de bajas médicas, etc.

Con esta cifra de los hospitales están llegando a situaciones críticas, el Gregorio Marañón ya ha privatizado parte de su asistencia sanitaria a pacientes de Covid-19, las urgencias de Atención Primaria están cerradas desde marzo, los Centros de Salud siguen sin poder prestar su asistencia sanitaria con normalidad, no se han contratado casi rastreadores, etc., y ahora el SERMAS ha decidido que los trabajadorxs que van a ir a su nuevo Hospital de Pandemias (Hospital Enfermera Isabel Zendal) van a salir de su actual plantilla.

Si con la plantilla actual el SERMAS no ha podido recuperar su actividad normal, con menos efectivos ¿qué va a suceder?, ¿cuándo se recuperará la normalidad? El gobierno madrileño y quienes lo mantienen (PP-Cuidadanos-Vox) solo buscan una solución para la Sanidad Pública que pasa por su privatización y por favorecer los intereses de las empresas. Un ejemplo de ello lo tenemos en el hospital de pandemias que, según todas las informaciones ya está acumulando fuertes incremento sobre el gasto previsto (se estiman ya en 46 millones los sobrecostes).

No se puede seguir jugando con la salud y la vida de lxs madrileñxs. Pese a que a este gobierno solo le importen los beneficios económicos de las empresas privadas, hay un dato que debería de llamar a atención sobre lo que viene pasando en Madrid desde el 1 septiembre al 3 de noviembre: según los propios datos de la Comunidad de Madrid, los muertos por covid-19 llegan a la enorme cifra de 2.501. Para este gobierno neoliberal es un dato con poca relevancia, aunque en los barrios obreros de Madrid lxs trabajadorxs lo tienen muy claro, y se manifiestan continuamente en defensa de la Sanidad Pública, contra su privatización y en defensa de su salud y su vida.

Hay que seguir con la lucha en defensa de la Sanidad Pública, hay que recuperar para manos públicas todo lo privatizado, hay que dotar a los centros sanitarios  de los recursos materiales y humanos suficientes para garantizar nuestra salud y nuestra vida.

Madrid, noviembre de 2020.–

SAS-Sindicato Asambleario de Sanidad

También te puede interesar