“La construcción de nuevas viviendas en el ámbito del Cristo de Rivas se ha realizado sin dar continuidad a la zona urbana consolidada, lo que ha hecho que se hayan producido zonas vacías con el aislamiento consiguiente de los nuevos vecinos ubicados en los extremos. Por otro lado el modelo de vivienda unifamiliar hace que los costes de sostenimiento de los nuevos barrios sean inviables. En tercer lugar, la firma del Pacto Regional de la Cañada Real abre una vía de solución a la situación que viven las familias en esta franja de terreno. Es un territorio que debe ser integrado en la ordenación del municipio. Estos hechos obligan a, por un lado focalizar los esfuerzos de crecimiento residencial en el Barrio de La Luna y a desarrollar modelos de mayor densidad que faciliten los parámetros de sostenibilidad. Para ello es necesario realizar una modificación puntual del Plan General para ordenar el crecimiento de la zona con estos criterios.”

Este párrafo de la página web del Ayuntamiento resume una situación por todos conocida: el desordenado crecimiento de nuestra ciudad y especialmente en el barrio de la Luna.

Lo que ha ocurrido en los últimos tres años es un crecimiento mal planificado de la ciudad.

No obstante, nuestro ayuntamiento piensa que se deben desarrollar modelos de mayor densidad. ¿En serio?

La inexistencia de un proyecto ordenado de ciudad y de unas políticas urbanísticas que busquen el bienestar de los ciudadanos de Rivas, junto con una inadecuada planificación de los servicios, harán que en los próximos años, en Rivas se viva peor. Cada vez somos más los que sabemos que Rivas ya no es lo que era. Lo que no sabemos es lo que algunos pretenden que sea.

Ha llegado el momento de sectorializar la gestión municipal en distritos que hagan más gobernable la ciudad y acerque la administración a los vecinos. Que nos permita conocer mejor los problemas y las posibles soluciones, el momento de sanear las relaciones con las administraciones regional y nacional para prever y planificar adecuadamente los servicios que no son competencia directa del Ayuntamiento, pero que dependen de la adecuada gestión de la política de un municipio. Tal vez sea el momento de pararnos a pensar y dejar de poner parches constantemente y dejar de gobernar Rivas como un niño pequeño que crece, pero que no se desarrolla adecuadamente.

Señores del gobierno municipal, menos propaganda y más gestión. Rivas tiene que ser otra cosa, tiene que ser una ciudad mejor.

Ricardo Gómez Alonso

Portavoz del Grupo Municipal Popular.

Rivas Vaciamadrid