Escribo estas palabras cuando llevamos ya siete semanas en estado de alarma y quiero dedicar estas primeras líneas a las personas que han fallecido por la COVID-19 y a sus familiares. En mi nombre y en el de mi Grupo Municipal, un fuerte y cálido abrazo a estas vecinas y vecinos que tan mal lo están pasando en estos días. Para ello, hemos puesto en marcha un servicio de apoyo e información a vuestra disposición para poder acompañar a las personas que acaban de perder a un ser querido por si os fuera de utilidad.

Estas semanas están siendo difíciles para todo el mundo y también está suponiendo un reto para las administraciones públicas, incluido el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid. Desde el primer momento, hemos trabajado en tres medidas: sanitarias, económicas y sociales. Quiero centrarme en este último grupo de medidas, las centradas en la protección a las personas. Sería imposible contar todas las medidas, pero es importante al menos poder explicar que la prioridad está siendo proteger a las personas más débiles, para que nadie se quede atrás.

Desde un principio hemos trabajado en el ámbito educativo, manteniendo los contratos de las escuelas infantiles municipales porque entendemos, compartimos y asumimos la importancia de la etapa 0-3. Defender el derecho a la educación de nuestra infancia y el servicio a sus familias es clave en estas situaciones. Además se ha realizado un préstamo de tablets y tarjetas sims para que quienes no tienen acceso a estas herramientas puedan seguir el curso en igualdad de condiciones. Los colegios fueron los primeros en cerrarse y con ellos los comedores escolares. Por ello, para los niños y las niñas que tenían beca de comedor se ha puesto en marcha un servicio de comida a domicilio. Este servicio no está solo destinado a la población infantil sino también para las personas más vulnerables, garantizando que se reciba una comida variada, equilibrada y saludable. En Rivas, la solidaridad siempre ha sido protagonista y de esta manera se ha podido responder con rapidez a esta situación. Ejemplo de ello es la red de voluntariado de la RRAR, Protección Civil, Cruz Roja y Cáritas gracias a la cual se ha gestionado un servicio de compra de alimentos y medicinas para personas que no pueden salir de sus domicilios.

Tampoco nos olvidamos de las personas mayores. Desde el primer día nos pusimos en contacto con ellas para garantizar que sus necesidades estaban cubiertas. En estos días hemos intensificado estas comunicaciones lo que permite que se encuentren un poco menos en soledad y además poder adelantarnos a nuevas necesidades con más medidas a su disposición. Igualmente, se ha puesto en marcha la atención presencial para víctimas de violencia de género y también en las primeras semanas se ha hecho énfasis en la importancia de denunciar los casos de violencia de género, sabiendo que una situación como esta puede poner en mayor riesgo aún a las mujeres que sufren violencias y debemos darles una respuesta específica.

No dejar a nadie atrás. Ese es nuestro objetivo y también el de tantas y tantas personas que en el día a día hacen que Rivas sea un lugar mejor. A todas ellas, ¡gracias!

También te puede interesar