No es habitual que desde estas páginas abordemos crónicas o referencias acerca de trabajos particulares desarrollados en la escena de las artes visuales. Merece la pena esta excepción para hablar del documental “Anatomía de un Dandy”. Una cinta que retrata a uno de los periodistas y escritores más importantes de la lengua española: Francisco Umbral.

A través de una exhaustiva labor de documentación se ha accedido por primera vez a documentos, como cintas de cassette con entrevistas íntimas e inéditas, que nos darán una nueva dimensión del personaje. Además, la película cuenta con valiosos testimonios de la viuda del escritor, amigos y compañeros de profesión, arrojando luz sobre algunos de los aspectos más desconocidos de su vida.

Decía Umbral que él solo sabía escribir memorias. Sin embargo, detrás del personaje creado por él mismo se encontraba una vida llena de incógnitas que quedaron sin responder tras su muerte en 2007. Los más de 10.000 artículos y casi 200 novelas escritas, que siempre tomaron como referencia sus propias experiencias personales, no hicieron otra cosa que fomentar el mito y el enigma del Dandy.

La cinta, en cines desde el 20 de Noviembre, ha visto la luz bajo la dirección de  Alberto Ortega y Charlie Arnaiz, dos realizadores que desde hace años han firmado algunas de las mejores cintas de cine documental en nuestro país y que ahora apuntan a situarse en la esfera de los  directores más sobresalientes en este 2020 con esta “Anatomía de un dandy “ – recuperando el título con el que el propio Umbral rubricó la biografía de Larra- que,  según palabras de los propios directores “ huye de la hagiografía servil. Es una película valiente, emocionante y amarga. Para conseguir esta diversidad siempre supieron que sería clave contar con las diferentes voces que formaron parte de la vida del personaje”.

En este documental el espectador tiene por delante una hora y media de documentos exclusivos. El gran archivo del escritor permanecía inalterable: fotos inéditas, cintas de cassette, borradores, cartas… a los que, por fortuna, se tuvo acceso, destacando una serie de cintas de audio privadas donde Umbral contaba al escritor Eduardo Martínez Rico aspectos de su vida desconocidos para la gran mayoría. Igual que los arqueólogos llevan a cabo una labor fundamental para conocer los atisbos de un pasado desconocido, Alberto Ortega y Charlie Arnaiz con “Anatomía de un Dandy” rescatan el legado oculto de un personaje único.

En este sentido y poniendo nuestra atención en estos dos últimos nombres, es justo destacar la labor y dedicación de los directores que, desde hace largo tiempo, han apostado por una manera diferente de hacer cine, fijando el interés en nombres de la esfera cultural, en lo que supone una particular declaración de intenciones. Así, han abordado, con esta misma manera de hacer, extraordinarias películas documentales acerca de Luis García Montero, José Antonio Labordeta o Joaquín Sabina entre otros, además de implicarse con documentales como “Salvemos nuestro Mediterráneo” o “El mundo fuera”. Larga vida profesional a estos dos cineastas, que son capaces y lo han demostrado, tener en  la cultura un eje a través del cual vertebrar su filmografía.

También te puede interesar