Por cuarto año consecutivo, el Festival 16 Kilómetros llega al asentamiento de la Cañada Real y, en esta edición, lo hace con espíritu multidisciplinar y con teatro más allá de películas, con intérpretes como Alba Flores o Alberto San Juan, futuro «vecino de honor».

Con unos 14,2 kilómetros de longitud y una extensión de 107 hectáreas, la Cañada Real discurre en su mayor parte por el municipio de Madrid, pero también por Coslada y Rivas Vaciamadrid.

En total, serán cinco representaciones gratuitas las que inundarán los rincones de este asentamiento del 16 de noviembre al 1 de diciembre, entre ellas el monólogo ‘Lorca en Nueva York (Un viaje al corazón del capitalismo)’, que correrá a cargo del próximo vecino honorífico de la Cañada.

«Es el mejor premio de mi vida. El mayor honor, ser reconocido por aquellas personas que demuestran que la autoorganización popular, la solidaridad y la cooperación son el camino para construir una sociedad libre y justa», explica a Efe el actor sobre este reconocimiento.

El martes 19 de noviembre llevará a Lorca de Nueva York a la Cañada con ritmos de jazz, mientras que Juan Olivares y Susana Domínguez interpretarán ‘Dominus Domina’, con dirección de Guillermo Amaya, el domingo 17 dentro del Festival 16 Kilómetros.

El objetivo del certamen es acercar contenidos de calidad artística al asentamiento ubicado a dieciséis kilómetros de la ciudad, y despertar el interés de personas de otros barrios.

Con ese esencia llega ‘La excepción y la regla’, de Bertolt Brecht, en manos de La Extraña Compañía, con Juan Sánchez, Ana Migallón, Berta de la Dehesa, Belén López-Valcárcel y Alba Flores en el cartel.

En la antigua fábrica de muebles del sector seis de la Cañada, los días 23 y 24 de noviembre, la compañía tendrá el «honor» de montar esta obra didáctica y divertida escrita en 1930 y pensada para interpretar en institutos, fábricas o sindicatos, explica a Efe Flores.

«Personalmente, estoy como en una meca alcanzada porque esta compañía, con la que estamos haciendo esta obra, nació con la voluntad de querer seguir investigando este tipo de teatro, pero también para llegar a públicos que actualmente no tienen tanta posibilidad de acercarse al teatro y esto pasa con la Cañada», añade la actriz sobre el Festival 16 Kilómetros.

Recalca que «van a ser las primeras veces que se haga teatro en la Cañada”, al menos a nivel profesional, habida cuenta de los talleres que lleva a cabo en la zona la Fundación Voces, impulsora del festival.

«Nosotros somos los invitados y ellos nos honran a nosotros con dejarnos participar», asegura Flores, que también impartirá un taller de teatro entre los vecinas de la Cañada el 25 de noviembre con la compañía y su directora, Catalina Lladó.

Más familiar es el «clásico» de la compañía Yllana, ‘¡Splash!’, la propuesta para el día 20 en la que «todo el mundo se siente como un niño», apostilla a Efe Antonio de la Fuente, uno de los intérpretes, junto a Susana Cortés, César Maroto y Rubén Hernández.

El viernes 29, también en la fábrica de muebles, será el turno de Isabel Bernal, Sara Ralla y Elisa Drabben en ‘La vida es una broma’, con la dirección de Nerea Barrios.

La directora de la Fundación Voces, Ana González, pide que a nadie le dé «reparo» ir al festival, y anima a la gente a atravesar los dieciséis kilómetros de frontera invisible para que «vean que es un barrio más, incluso al que se puede ir a disfrutar».

González explica que en esta cuarta edición el festival se ha retrasado a noviembre porque hubo «cierta incertidumbre» sobre el apoyo de la administración local que iba a recibir una vez cambió el Gobierno municipal de Ahora Madrid por el ejecutivo bicolor de PP y Ciudadanos.

El apoyo económico continuó, también con la financiación de Comunidad de Madrid, SGAE y La Caixa, y se optó por hacer una edición «multidisciplinar» para «crecer poco a poco tanto en contenidos como calidad», que, además, pone también «mucho el foco» en la Agenda 2030, por lo que se reducirán los plásticos o se plantarán árboles con los niños de la Cañada.

La igualdad de género seguirá siendo un eje transversal, y, para este año, se contará con la comunidad latina como invitada.

Además, una ruta de autobuses sin coste funcionará como lanzadera desde la plaza de Conde de Casal para facilitar al público la asistencia cada día de programación. (Publicado por EFE)

También te puede interesar