La cultura, no sólo contribuye a la realización personal, sino que mejora la vida en comunidad y, por tanto, beneficia a la cohesión social. Al tiempo, ejerce una importante acción educativa sobre la población por su capacidad para fomentar la creatividad y el desarrollo. Para Actúa la cultura es un eje prioritario y transversal que ha de vertebrar la acción y gestión de los municipios.

Rivas Vaciamadrid, 21 de mayo de 2019

La gestión municipal de la cultura debe saber encontrar el justo equilibrio entre lo que la gente quiere y lo que la gente no sabe que quiere porque lo desconoce. Es decir, ha de aportar, no sólo entretenimiento sino también conocimiento. El entretenimiento es un derecho; el conocimiento, también lo es.

En Actúa tenemos la firme convicción de que la cultura ha de suponer un eje prioritario en las líneas de actuación de un ayuntamiento que entienda la capacidad creadora y el fortalecimiento de un espíritu crítico como bases para la construcción de un futuro que nos permita contemplar la diversidad como riqueza.

Durante muchos años Rivas Vaciamadrid supuso un oasis cultural en las áridas carteleras de nuestro entorno por saber combinar, la promoción de la cultura de base, y, el apoyo a las asociaciones de nuestro municipio, con la difusión de espectáculos del gusto general. Quizá por eso muchos artistas eligieron nuestro municipio como lugar de residencia.

Sin embargo, este empuje creativo ha derivado en una programación cultural sin personalidad basada en los ejes heredados de anteriores gobiernos –festivales de cine y teatro–, en el circuito ofrecido por la Comunidad de Madrid y en tímidos acercamientos a la danza. Han desaparecido certámenes como el concurso de Pop-Rock y las iniciativas musicales se limitan a los festivales de la Escuela Música y poco más. Otras disciplinas artísticas hay que buscarlas “con lupa” en la programación municipal.

El programa de fiestas que en estos días se nos ha ofrecido nuestro ayuntamiento se basa en carteles de conciertos que difieren poco de cualquier otro festival musical: grandes nombres a los que se accede previo pago de la entrada correspondiente. Alejado, nos parece, de lo que debe entenderse por una fiesta popular cuyo objetivo ha de venir marcado por el encuentro y el esparcimiento de los habitantes del municipio. Espacio, sin embargo, que queda reducido al paseo por las casetas, sin más alternativas que el correspondiente consumo asociado.

El fomento de la cultura no debe vincularse exclusivamente al beneficio económico. De hecho, pocas veces, a lo largo de la historia, la cultura bien entendida ha generado dinero. Son, más bien, productos de consumo con bajo interés cultural vinculados al entretenimiento los que llenan las arcas.

Un ayuntamiento no es una empresa de espectáculos. Ha de ser una entidad pública que debe ofrecer a toda la ciudadanía un servicio público que permita disfrutar y aprender, aunque no produzca beneficios económicos. No obstante, la actividad cultural, además de mejorar el bienestar intelectual de la comunidad, también puede convertirse en un motor económico a través de la generación de puestos de trabajo.

En ocasiones se argumenta la falta de presupuesto para justificar una actuación cultural pobre. Vemos, sin embargo, ejemplos –tanto en el Rivas pasado como en localidades de nuestro entorno– que demuestran que la imaginación y la voluntad de quienes gestionan consiguen con frecuencia mejores resultados que una cartera repleta de propuestas culturales de bajo interés. Nos consta, además, que nuestro ayuntamiento cuenta con profesionales muy capaces para conseguir estos fines y a quienes consideramos fundamentales para desarrollar nuestro proyecto cultural.

Desde Actúa creemos en la necesidad de fomentar la mayor diversidad posible de disciplinas artísticas e incentivar la cultura de base. Para ello consideramos fundamental la colaboración con las entidades culturales del municipio apoyando sus propuestas y fomentando la constitución de nuevas asociaciones juveniles, regionales o de personas de otras nacionalidades -como viene ocurriendo en localidades de nuestro entorno- que se acerquen y celebren los gustos y necesidades de todas las personas, así como facilitar el intercambio de experiencias entre artistas que apuestan por la creación en todas sus manifestaciones.

El modelo actual, lejos de considerar esta colaboración con instituciones que durante años han canalizado la actividad cultural del municipio –La Casa de Andalucía o Covibar entre otras muchas– ha ignorado su aportación o, lo que es peor, ha expropiado sus ideas como sucedió con el festival flamenco “Rivas con Duende”.

La Casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid, ideó, diseñó y organizó este festival; presentó el proyecto a la Concejalía de Cultura y ésta puso a su disposición los medios necesarios para realizarlo. De este modo se celebró durante cuatro años con éxito creciente de programación y público. Hasta que el actual gobierno apremió a la Casa de Andalucía para que sufragase la totalidad de las jornadas a cambio de reembolsar el dinero con la venta de entradas. Dado el carácter sin ánimo de lucro de esta asociación y su escasa capacidad financiera, no pudieron aceptar las condiciones propuestas por el consistorio por lo que éste otorgó la organización del festival a una empresa privada que, como tal, lógicamente pretende fines lucrativos.

De cara al público, la actitud del actual gobierno municipal, ha supuesto un encarecimiento del espectáculo, un deterioro del proyecto inicial que incluía actos paralelos, una expropiación de la iniciativa a su legítimo dueño –La Casa de Andalucía– y lo que es peor, una degradación del fin para el que se había concebido el festival: llegar a todo el público y democratizar el flamenco. Desde Actúa nos comprometemos a retomar esta iniciativa de democratización de la cultura.

Esto no es más que un ejemplo de cómo Pedro del Cura instrumentaliza el talento y la iniciativa de las organizaciones culturales para sus propios fines. Otro tanto se podría decir del clientelismo, de sobra conocido por los actores culturales de nuestra ciudad, que se traduce en que las propuestas que siguen adelante son las afines al régimen impuesto por nuestro actual alcalde.

Por eso desde Actúa vemos la necesidad imperante de crear un proyecto cultural de presente y de futuro retomando las ideas que situaron a Rivas en la referencia cultural que aún hoy resuena. Apostamos por el mantenimiento y potenciación de proyectos como CreatRivas, Festeaf o Danza Rivas, así como la creación de otros similares en otros ámbitos de la expresión artística. Analizaremos a fondo las necesidades de la Escuela Municipal de Música con el fin de mejorar y ampliar la oferta de plazas y abordaremos las posibilidades de nuestro municipio para contar con un Conservatorio Profesional de Música y Danza.

El Coro de Rivas, embajador cultural del municipio en múltiple eventos y ciudades, ha de tener una relevancia mayor en la organización cultural municipal. Desde Actúa estamos convencidos que este coro necesita más espacios y medios para acoger a las personas interesadas por esta actividad cultural. Nuestra propuesta pasa por apoyar al Coro de Rivas, ampliar la oferta de espacios municipales para facilitar el desarrollo de su actividad y apostar por el impulso y apoyo institucionales para allanar obstáculos y facilitar los encuentros corales con otros coros. Queremos que la cultura coral esté disponible para las edades más tempranas por lo que es necesario apostar por la creación de una “Escuela Coral”.

Nos comprometemos a estudiar, en colaboración con ellas, las necesidades de las entidades culturales para el desarrollo de sus actividades facilitando el acceso a espacios públicos infrautilizados o la rehabilitación de otros, como por ejemplo el Centro Cultural Federico García Lorca, para que los grupos de teatro, danza, música y otras disciplinas artísticas puedan disponer de un espacio apropiado para la muestra de sus espectáculos. Del mismo modo, proponemos potenciar los centros culturales como espacios de encuentro y dinamización cultural y social de los barrios.

Nos abriremos a estudiar con asociaciones juveniles y con la FAPA de Rivas la implementación y el estímulo de Planes de Ocio Joven, tanto facilitando el transporte interno y la apertura de los espacios públicos durante los fines de semana como en periodos de inactividad escolar. La programación primavera-verano “Vive la Noche” es una propuesta de Actúa para ofrecer actividades culturales para nuestras vecinas y nuestros vecinos más jóvenes.

Actúa incentivará a los jóvenes músicos del municipio a través de la creación de espacios donde puedan mostrar su talento, con la creación de certámenes que incluyan los diversos estilos musicales. En colaboración con ellos, intervendremos en los espacios ya existentes, como la Casa Más Grande, para elaborar un estudio técnico de la acústica de la sala de conciertos, así como de las necesidades de sus salas de ensayo, para permitir a los grupos ensayar con las prestaciones existentes en otras infraestructuras como la Casa de la Música. Desde Actúa trabajaremos la racionalización de los recursos existentes para que los grupos nuevos tengan acceso a las instalaciones municipales.

Pondremos a disposición de las entidades culturales, y de nuestros jóvenes talentos, el Centro de Contenidos Digitales de nuestro ayuntamiento para la generación de piezas audiovisuales que permitan la difusión de la creatividad de nuestros artistas y creadores noveles. La digitalización ha de estar al servicio de la ciudadanía y no puede ni debe excluir a nadie. La riqueza y oportunidades de la revolución digital han de socializarse; no pueden quedar en manos de unos pocos y privilegiados.

En Actúa creemos en la democratización de la cultura y por ello promoveremos su acceso, en el más amplio espectro, a toda la ciudadanía. Sin ninguna duda el apoyo, potenciación y difusión de los proyectos creativos desarrollados por las mujeres será prioritario para que la cultura que proponemos sea verdaderamente democrática.

#ActúaXUnaCulturaInclusiva. #ActúaXLaCultura.

También te puede interesar