Las temperaturas continúan su aumento de manera sostenida y el 2020 está en camino a quedar entre los 3 años más cálidos registrados, junto al 2016 y 2019. Ni la pandemia, ni el efecto de enfriamiento de La Niña fueron suficientes para contrarrestar el calor de este año.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha publicado los datos climáticos preliminares de este año. Aún con la desaceleración de la emisión de gases de efecto de invernadero en la pandemia, las temperaturas globales han continuado en aumento, y este 2020 posiblemente quedará como uno de los 3 años más cálidos registrados. Pero las consecuencias del cambio climático no solo se ven en las temperaturas, también en los océanos, el hielo marino, los huracanes, las sequías y los fenómenos extremos, solo por mencionar algunos.

Se estima que la temperatura media mundial será 1,2 °C superior a los niveles preindustriales (1850-1900). El año 2020 actualmente está como el segundo más cálido hasta la fecha, después del 2016 y antes del 2019. Sin embargo, la diferencia entre los tres años más cálidos es pequeña, y la clasificación exacta podría cambiar una vez que se disponga de datos para todo el año.

A nivel mundial, los últimos 6 años son los más cálidos registrados, y la década de 2011 a 2020 queda como la más cálida de la que se tiene registro. Los registros modernos de la temperatura comenzaron en 1850.

Desde mediados de los años ochenta, el Ártico se calienta dos veces más rápido que el promedio mundial, consolidando así una tendencia a la reducción de la extensión del hielo marino. Este año registraron el segundo valor más bajo en 42 años. Por otro lado, la extensión de hielo en la Antártida durante 2020 estuvo cerca o ligeramente por encima de la media de los últimos 42 años y Groenlandia sigue perdiendo hielo (este año, 152 Gt), pero a un ritmo más lento que en 2019

América del Sur ha tenido un 2020 caracterizado por una severa sequía, centrada en el norte de Argentina, Paraguay y las áreas fronterizas occidentales de Brasil. Las pérdidas agrícolas estimadas fueron cercanas a los 3000 millones de dólares solo en Brasil. Esta situación promovió una importante actividad de incendios forestales en toda la región.

Según los datos satelitales de NASA, hasta el momento, la sequía actual es la segunda más intensa del continente desde 2002, sólo superada por la que ocurrió en 2015-2016 en el este de Brasil y Venezuela.

Tenemos que cuidar mas de Gaia, se esta cansado de no cuidarla.

Juan Carlos Ramos

Profesor de Energías Renovables y Medio Ambiente