Pedro del Cura, Alcalde de Rivas Vaciamadrid

El 2017 se acaba. Un año que se salda con pequeños grandes pasos para seguir construyendo ciudad, como el nuevo CEIPSO público en el barrio de la Luna, gracias a la inversión municipal y a la lucha de la comunidad educativa; el desarrollo del Plan Municipal de Inversiones que se amplía de 20 a más de 28 millones de euros -gracias al remanente financiero del presupuesto de 2016- con resultados ya visibles en actuaciones de mejora en viales, centros educativos, instalaciones deportivas y culturales; la municipalización del servicio de grúa; el impulso de 300 nuevas viviendas públicas con la segunda y tercera fases en marcha del VI Plan de la EMV; la apertura a la ciudadanía de la Biblioteca Gloria Fuertes, a pesar de que aún la Comunidad de Madrid nos debe el equipamiento informático necesario para que esté a pleno rendimiento y la recuperación de una memoria democrática en torno al 80 aniversario de la Batalla del Jarama coincidente con la puesta de largo de la asociación de municipios de la Comarca del Sureste, que hizo que estuviésemos por primera vez como ciudad presentes en la Feria Internacional de Turismo (FITUR) poniendo en valor el patrimonio cultural e histórico de esta zona, son algunos ejemplos de lo que llevamos recorrido en los últimos doce meses.

Además, el 2017 nos ha dejado la firma del Pacto Regional por la Cañada Real. Un hecho histórico que abre la puerta a una solución definitiva y consensuada, con todas las partes implicadas, a un problema que lleva demasiado tiempo enquistado y que los y las ripenses reclaman desde hace décadas. Un 2017 que cerramos reactivando la movilización por la conexión con la M50 y sin que el Ministro de Fomento nos haya recibido siquiera para abordar una solución conjunta a esta demanda histórica, vecinal y necesaria para el conjunto del Sureste madrileño. Un año que despedimos con la aprobación definitiva de los presupuestos municipales para 2018. Unos presupuestos para cuidar y mejorar Rivas, con una reducción de la deuda en cerca de 12 millones de euros para ganar autonomía financiera frente a los intereses abusivos de los bancos, sin dejar a nadie por el camino y reforzando nuestro compromiso con el mantenimiento del empleo público y unos servicios públicos de calidad.

Sin duda, 2017 ha sido un año en el que hemos redoblado esfuerzos no sólo dando impulso a nuestra agenda política, sino que hemos sido capaces de introducir en las agendas de la Comunidad de Madrid y del Congreso asuntos prioritarios para Rivas y su ciudadanía. Pero aún queda un largo camino por recorrer. Rivas tiene muchos retos por delante y seguiremos emplazando a las administraciones competentes el enlace con la M50 que tiene bloqueado Fomento, que se agilicen los plazos del Pacto de la Cañada para que en 2019 Valdemingómez sea desmantelado, así como las especialidades médicas, un cuarto centro de salud, una residencia pública para mayores, un centro de Formación Profesional y un centro de secundaria, entre otros. Seguimos haciendo camino. Feliz 2018.